Obituario: Adiós a las escopetas y copas de la Armería y Deportes Morant

Obituario: Adiós a las escopetas y copas de la Armería y Deportes Morant

Por
1493

Miles de vecinos de la Safor han adquirido entre las enormes cristaleras del pasaje Lombard y la calle Sant Francesc de Borja, junto al Cine Paz, su escopeta o la medalla o placa de reconocimiento para entregar a alguien. Hoy nos deja quien fuera el responsable de aquella mítica Armería y Deportes Morant. Su visión de negocio en la época y su implicación en la ciudad bien merecen unas líneas en recuerdo de Juanito Morant.

En plena calle de Sant Francisco de Borja, junto al Cine Paz, había una tienda que fue emblema e historia de la comarca, la Armería y Deportes Morant. Allí con sus grandes cristaleras que daban a la Vila Nova y al pasaje Lombard, un hombre te atendía en el mostrador de madera. Al fondo una amplia exposición de escopetas en la pared y cajas repletas de cartuchos del 12. Todavía recuerdo la pegatina ovalada que, en la culata de la escopeta de dos cañones aparecía como muestra de garantía y confianza en un negocio de la ciudad.

A un lado, expositores de cañas de pescar, botas de agua, y utensilios varios desde plomos a peces. Y en otro apartado más interno de la tienda, Juanito Morant te mostraba las más variopintas de modelos, alturas y precios de copas y placas que tenía. Además te ofrecía el servicio de grabación y te las rotulaba sin tener que buscarte tú un joyero. Morant te las entregaba como un tesoro y cuando hacía falta, participaba subvencionándolas o colaborando gratuitamente para que esa carrera infantil, esa prueba juvenil, o ese recuerdo imborrable no fuera por dinero el que no se pudiera tener.

Allí, en la Armería y Deportes Morant miles y miles de clubes deportivos, entidades, asociaciones, instituciones y cualquiera que se preciara buscar un trofeo, una copa pequeña, un copón de campeón, unas medallas escolares, una placa de reconocimiento, lo que fuera.... allí Juanito Morant te lo sacaba.

A medida que fueron pasando los años y cambió la moda y la forma de concebir tanto las armerías como las tiendas de deporte o las listas de comunión, la tienda fue recortando espacio para quedar como Morant Deportes. Hoy, en pleno siglo XXI es una cafetería chaflán entre San Francesc de Borja y el pasaje de Lombard.





Juanito Morant detrás de esas gafas de pasta, mostraba un hombre bonachón, afable, amable y amante de las tradiciones. Le gustaban las fallas, las fiestas de pueblo, y todo lo que conllevara relacionarse con la gente. En los años 80 fue uno de los puntales de la Falla dels Senyorets, la del Carrer Major i Passeig de Gandia junto a otros muchos destacados y ya fallecidos. En 2005 recibió el Gesmil de Oro de las Fallas de Gandia tras toda una vida de fallero en su comisión.

Cuando se jubiló vivió con la tranquilidad que da el paso de los años, con los múltiples viajes y escapadas con su mujer, y con miles de conversaciones y comidas en ''La Meriquildina'' con amigos entremezclados con paellas y paseos por el campo.

Hoy, Gandia dice adiós a un comerciante de los de antes, forjado al calor de una época donde nada era fácil y todo era complicado a la hora de arriesgarse. Así fue y así vivió Juan Morant, aunque con el paso de los años muchos no recuerden quién era o qué comercio regentaba. Por eso, hoy, desde Cope-Onda Naranja le hemos querido recordar así como era y que la memoria comercial no se desvanezca entre grandes marcas y franquicias.

Juan Morant Font era padre de Silvia, Gracia y Juan Morant Fuster y abuelo de Ana y Borja Gil y de María Morant. Aunque últimamente estaba muy fastidiado no esperaba tan pronto iniciar su último viaje de caravana, por eso, deja muy tocados a quienes le querían y compartieron momentos con él.

El entierro de Juan Morant tendrá lugar hoy miércoles, a las 18 horas, en el Tanatorio Mondúver de Gandia. Descanse en Paz.