La radio la hacen las personas. Voces que se oyen y otras que se apagan...

La radio la hacen las personas. Voces que se oyen y otras que se apagan...

Por
366

La radio la hacen las personas. Sus voces entran en nuestras vidas sin, a veces, saber quienes son o cómo son. Se van y llegan. Se oyen y se apagan. Se cruzan caminos y se dispersan a la vez. Hoy, esta mañana, cuando a las ocho Carlos Herrera no ha dicho eso de ''Señoras, señores, ¡me alegro! Buenos días''... me he quedado parado mirando....

La radio la hacen las personas. Sus voces entran en nuestras vidas sin, a veces, saber quienes son o cómo son. Se van y llegan. Se oyen y se apagan. Se cruzan caminos y se dispersan a la vez. Hoy, esta mañana, cuando a las ocho Carlos Herrera no ha dicho eso de ''Señoras, señores, ¡me alegro! Buenos días''... me he quedado parado mirando la mesa de mezclas tras el Matinal Cope Gandia y he mirado al compañero que en ese instante estaba conmigo en el estudio central. Algo pasa. Carlos estaba a las siete y ahora no. Y su voz entrecortada, jodida, honda y amarga, nos comunicaba que ya no la volveríamos a escuchar... a escuchar una voz que asociábamos a un nombre; una voz cálida que solo y gracias a las redes sociales, una vez le pusimos cara. Porque esto de la radio tiene lo suyo. Reconoces voces pero no caras. Sabes nombres y estilos pero no de dónde son ni como son. Hoy, aunque sea el día que nos ha dicho adiós esa voz, he parado unos minutos a ver cómo era. Con mi edad. Con voces compartidas desde nuestros inicios en este mundo de la radio. ¡Cuántas caras, voces y nombres han pasado por nuestras ondas!

Me he esperado Luis del Val. Me he esperado a escuchar tu crónica. A compartir una vez más aquellas letras pequeñas y jóvenes forjadas de madrugada a golpe de dura Hispano de carrete largo. Sin duda, aragonesa como tu, a ella le puse cara nada más llegar a Cope. A ti, Luis,  te la puse por tu paso y por tu relación con Gandia. Desde locutor a orador. Y hoy, desde Cope Gandia hemos querido recordarla con este vídeo que resume, en sus ojos y en su voz, quién fue nuestra compañera Paloma Tortajada. Ahora, escuchando sus frases, cobran tanta fuerza como la que tuvo ella. Unas imágenes que reflejan cómo era y, al mismo tiempo, permite a quienes no la conocían saber quién era esa voz que inició las madrugadas de este joven 2019.

A los modestos miles de oyentes de Cope Onda Naranja en la 90.6 FM les sonará la voz, el nombre, y poco más. Su rostro y su historia están en este vídeo de un canal aragonés. Y hoy, es así como hemos querido recordarla desde este pequeño rincón de España.

Desde Gandia, desde la Safor, nuestro más sincero pésame a familiares y amigos; a compañeros de profesión #laradio y #periodistas así como a quienes compartían ondas desde COPE... a todos ellos, un fuerte abrazo y nuestras condolencias.

A ti, Paloma Tortajada, Descansa en Paz.