Pornografía infantil y bestialismo: de Tavernes a Lugo y reconoce los hechos

Pornografía infantil y bestialismo: de Tavernes a Lugo y reconoce los hechos

Por
1309

Los agentes del equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Tavernes de la Valldigna no imaginaban nunca que, tirando del hilo, pudieran dar con una persona que sea capaz de hacer estas crueldades. La Operación Yot a nivel nacional partió de La Valldigna y su principal cabecilla ayer en el juicio reconoció los hechos aceptando años de cárcel. Distribuía pornografía infantil y maltrataba animales destripando crías para masturbarse sobre la sangre, grabarlo y difundirlo. Una operación de la Benemérita que ha sentado en el banquillo a José Antonio N. R., de 35 años de edad.

Foto: Operación YOT

Distribuía pornografía infantil. Vídeos con menores de 2 a 14 años. También destripaba animales, especialmente crías de gato y conejos, y lo grababa masturbándose sobre la barbarie. Ese es José Antonio N. R., un vecino de Chantada (Lugo), de 35 años y que gracias a la Guardia Civil de Tavernes de la Valldigna, a través de su equipo de Policía Judicial, pudieron dar con él.

Ayer comenzó el juicio donde José Antonio ha reconocido los hechos y ha aceptado la pena de 7 años y 10 meses de cárcel por distribuir pornografía infantil y maltrato de animales. La Fiscalía pedía 13,5 años de cárcel y otros 10 años de libertad vigilada. Hubo acuerdo de conformidad entre las partes, defensa y acusación pública, y por ello el fiscal redujo la solicitud de pena a 6 años de cárcel por distribución y posesión de pornografía infantil; 10 años de libertad vigilada; y la prohibición para el desempeño de profesión alguna relacionada con menores de edad durante 11 años. Por el delito de maltrato animal, pide 22 meses y 15 días de prisión.



La operación a nivel nacional arrancó cuando el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Tavernes de la Valldigna tuvo conocimiento de la existencia de un grupo de WhatsApp donde se intercambian vídeos de contenido sexual donde participaban menores. Tras visualizar las imágenes, los agentes valleros tiraron del hilo y tras un exhaustivo rastreo de todos los usuarios, integrantes y participantes del grupo se inició la Operación YOT dado que a medida que se avanzaba en la investigación se añadía más crudeza a las imágenes y se implicaba a gente de Burgos, Ávila, Alcorcón (Madrid) e incluso de Telde (Las Palmas de Gran Canaria) y Santa Cruz de Tenerife.

El acusado mandó entre las doce y media de la noche y la una menos cuarto del 13 de febrero de 2016, a través del grupo de WhatsApp denominado ''MB'' y que componían 257 personas, un total de 45 vídeos de contenido pedófilo. En las imágenes se observaba a un gran número de menores de edades comprendidas entre los 2 y los 14 años, llevando a cabo actos de naturaleza sexual explícita con adultos, cuyas identidades no se han podido averiguar.

Una vez los agentes de la Guardia Civil se cercioraron de la localización de donde partían las imágenes, acudieron junto con agentes de Tavernes de la Valldigna, hasta la localidad de Chantada (Lugo) y procedieron a la detención de José Antonio. Los agentes de la Benemérita, en el registro de su casa hallaron almacenados multitud de vídeos de maltrato animal, con una brutal y extrema crudeza. Alguno de esos vídeos los había grabado el detenido y consistían en zoofilia, necrofilia, gore, violaciones, asesinatos, mutilaciones, pornografía infantil y agresiones a menores.

En uno de esos vídeos se ve a José Antonio en el jardín de su casa de Chantada (Lugo) y donde según el escrito de la fiscalía, ''con ánimo de menoscabar la salud'' coge a las crías del gato de su propiedad, las golpea, aplasta y destripa con gran ensañamiento para, posteriormente, masturbarse delante de los restos de los animales. Finalizada dicha grabación fue distribuida por internet. Meses más tarde, utilizó conejos a quien maltrató de una forma tan extrema y brutal que les causó la muerte.

Ha permanecido en prisión provisional desde mayo de 2017 bajo la acusación de un delito continuado de distribución y posesión de pornografía infantil; y un delito continuado de maltrato injustificado a animales domésticos con ensañamiento y muerte.

Junto a José Antonio, la Operación Yot se saldó con cinco personas, españolas todas ellas, de edades comprendidas entre los 28 y los 71 años. Sin duda alguna, un excelente trabajo de el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Tavernes de la Valldigna.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR