Detenido en Gandia por agredir a su mujer delante de su hija de 7 años

Detenido en Gandia por agredir a su mujer delante de su hija de 7 años

Por
1246

Tiene siete años. Se llama Mihalea. Sabe lo que es que maltraten a su mamá. Y todavía peor, sabe y sufre que la maltraten a ella, una niña indefensa que a golpe de puñetazo y caricias convertidas en gritos ha tenido que convivir con ello a diario... Pasó ayer miércoles en Gandia tras una llamada alertando que habían puesto gas por debajo de la puerta de la vivienda.

Tiene siete años. Se llama Mihaela. Sabe lo que es que maltraten a su mamá. Y todavía peor, sabe y sufre que la maltraten a ella, una niña indefensa que a golpe de puñetazo y caricias convertidas en gritos ha tenido que convivir con ello a diario. Cuando quien la engendró, porque el nombre de padre le viene muy grande, se fuma, la pequeña sabe que puede haber pupa. Por eso corre a encerrarse en la habitación o a huir con mamá. Y sí. Pasa aquí. Cerca. En el tabique de al lado. En la finca de enfrente. En esa Gandia que es grande por habitantes pero pequeña cuando casos desgarradores como éste claman ayuda. A las cinco y media de la madrugada de ayer miércoles es lo que le tocó vivir, sufrir y padecer una vez más a la pequeña Mihaela.

Mihaela es un nombre ficticio, de origen rumano, pero no es ficción la realidad que vive a diario aquí en España. Una llamada alertaba al 112 de la existencia de varias personas que habían echado gas por debajo de una puerta en un domicilio de la capital de la Safor. Rápidamente dos dotaciones de Policía Local y de la Nacional acudieron al lugar.

Al llamar al timbre les abre la puerta la persona que había alertado del gas la cual atiende a los policías en una actitud nerviosa y agresiva mientras les explica cosas incoherentes como que hay personas que introducen gas en su domicilio. Los policías piden revisarlo y hallan a una mujer de 34 años agazapada y asustada. Se acercan a ella y de forma reservada hablan los agentes con la mujer. Ésta les confirma que es su pareja sentimental y que la actitud que presenta suele ser habitual debido al consumo de sustancias estupefacientes.


La mujer se desmorona cuando les explica a los policías que poco antes de llegar ellos había cogido un cuchillo de la cocina, de grandes dimensiones y comenzó a chillar diciendo que les iba a matar a todos, además de proferirle insultos vejatorios a su mujer, todo ello encarándose a pocos centímetros de su cara y con actitud intimidatoria. Los policías se dan cuenta también de la existencia de una niña de siete años, hija de ambos, quien también presencia los hechos y donde la madre relata que los episodios de violencia lo son tanto para ella como para con su hija.


Los policías le facilitan toda la información y ayuda como víctima de violencia de género, señalando la mujer que se pensará el formular denuncia contra su pareja. Los policías se llevan detenido al marido, de 35 años, de nacionalidad rumana que ha sido puesto a disposición del Juzgado de Violencia sobre la Mujer Nº 1 de Gandia.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR