Un menor denunciado en Gandia con un perro peligroso sin bozal ni seguro

Un menor denunciado en Gandia con un perro peligroso sin bozal ni seguro

Por
7613

Una temeridad por las consecuencias que podría haber derivado, una por lo potencialmente peligroso que resulta y, otra, por querer descargar la responsabilidad, sus padres, en un menor de edad. La Policía Local ha denunciado a un menor tras detectar las infracciones que cometía paseando a un perro de estas características, por las calles de la capital de la Safor.

Agentes de la Policía Local de Gandia han procedido a denunciar a un menor de edad, y por tanto la responsabilidad recae sobre sus progenitores, al estar llevando por las calles de la capital de la Safor un Perro Potencialmente Peligroso (PPP). Cuando los agentes le requirieron la documentación al detectar la raza y ver que carecía del bozal obligatorio, el niño no pudo exhibir el seguro al que está obligado del dueño del can por su peligrosidad, así como tampoco figuraba en el registro municipal al que está también, por ley, obligado el dueño del perro.

No pasa nada, hasta que ocurre. Y en el caso que hubiera ocurrido, al carecer de seguro los padres del menor se hubieran tenido que hacerse cargo de los daños. Y en el caso de no poder afrontarlos la víctima, es decir, cualquier ciudadano que hubiera tenido un percance con el can, se hubiera quedado reclamando. Él o en el peor de los casos sus familiares, dependiendo de la gravedad. De ahí que se insiste en cumplir la ordenanza municipal de Perros Potencialmente Peligrosos. Se pretende evitar lamentaciones.


Desde la Policía Local de Gandia se ha hecho hincapié en la ''temeridad'' que supone dejar este tipo de perros potencialmente peligrosos en manos de un menor, sobre todo por la fuerza que tiene dicho animal. Ahora, se informará a la Fiscalía de Menores del hecho y los padres del joven que paseaba el perro han sido encartados.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR