La Policía Nacional de Gandia y el deseo de un niño con una enfermedad rara

La Policía Nacional de Gandia y el deseo de un niño con una enfermedad rara

Por
4394

La Policía Nacional de Gandia ha hecho posible el sueño de David, un pequeño afectado de una enfermedad rara que quería ser policía y capturar a los malos de Spiderman

La fundación Pequeño Deseo se encarga, entre otras cuestiones, de cumplir los deseos, o al menos intentarlo, de aquellos niños o niñas que, afectados de diferentes enfermedades, tienen algún deseo que en caso de cumplirse les ayudaría a vivir una experiencia positiva inolvidable para compensar los malos momentos que por sus enfermedades pasan a diario.
Es sin duda un fundación increíble que para poder llevar a cabo su función necesita de cooperadores. Voluntarios que se prestan a jugar un papel fundamental para cumplir los deseos de los pequeños.  
A veces los deseos son un poco más fáciles, conseguir conocer a un futbolista o a un cantante, actor o famoso por el motivo que sea, es frecuente que estas personas se presten a conocer a los pequeños y proporcionarles una importante alegría, pero en otras ocasiones los deseos se complican un poco. En esta ocasión, David, un pequeño aquejado de una de esas enfermedades denominadas raras, quería ser policía para en una misión fantástica poder detener a los malos de Spiderman. Fundamentalmente a Venon, el malo más malo de la serie.
La Fundación Pequeño deseo se puso en contacto con la Policía Nacional en su comisaría de Gandia, y los agentes no lo dudaron ni un instante. Decidieron ayudar a David a ver cumplido su sueño, y tras unas pequeñas instrucciones, acompañaron al pequeño al barrio del Raval de Gandia donde habían sido vistos por última vez los malvados seres.
David fue nombrado policía, como era su sueño y dirigió la investigación que concluyó con la detención de Venon, al que el propio David pudo esposar antes de que fuera trasladado a los calabozos.
Así, David vió cumplido su deseo, pero los policías que colaboraron, vivieron una de las jornadas más satisfactorias de su carrera, porque proteger y servir no es solo para detener a los delincuentes, también es para cumplir sueños como el de David


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR