Un supuesto incendio destapa en Bellreguard una granja de Bitcoins

Un supuesto incendio destapa en Bellreguard una granja de Bitcoins

Por
1754

La vecina del primer piso que, ahora en verano, iba descalza notó la elevada temperatura del suelo. La Guardia Civil destapó así un local con 15 procesadores trabajando día y noche en transacciones económicas con monedas virtuales.

Un sobrecalentamiento de un local en la playa de Bellreguard ha destapado una granja de criptomonedas, más conocidas como Bitcoins. Un total de 15 equipos informáticos de gran potencia trabajaban a destajo para albergar todo el tráfico que generan este tipo de potentes procesadores. Era tal el calor que desprendían que el propietario de ellos ideó un sistema rudimentario de ventilación con tubos de aluminio que vertían todo el calor a una habitación contigua donde un solo ventilador hacía las tareas de refrigeración.

Un equipo insuficiente a todas luces y que fue el motivo del sobrecalentamiento de paredes y techo. Fue tal la temperatura alcanzada durante varios días que los vecinos del edificio comenzaron a sospechar. Incluso la vecina del primer piso cuando, ahora en verano andaba descalza por su casa, notaba en los pies la elevada temperatura por lo que dedujeron que algo estaba sucediendo. Ante el aumento incesante de la temperatura en paredes y suelo, decidieron alertar de un posible peligro de incendio y hasta el bajo comercial y el edificio acudieron Bomberos, Policía Local y Guardia Civil. Al entrar descubrieron la granja de Bitcoins por lo que localizaron al propietario y se personó en el local.

Tras inspeccionarlo éste declaró que una persona de Barcelona era la responsable de las operaciones y que se comprometió a abonarle el importe del fluido eléctrico. Cuando supo que la granja había podido triplicar el gasto de luz de todo el edificio el dueño del local apagó los servidores. La investigación trata de dilucidar si hubo defraudación de fluido eléctrico por lo que se incoaron diligencias a la espera de los informes eléctricos. El dueño del local tenía apalabrado el abono de la luz por parte del responsable de la granja que reside en Barcelona.

Normalmente este tipo de servidores se alojan en zonas frías del planeta por lo que no es muy frecuente verlas por la Safor. En zonas como Singapur o China el fluido eléctrico es mucho más caro y el sobrecalentamiento por lo que motiva que busquen puntos en Islandia o Siberia donde la moneda virtual, sus complejas operaciones matemáticas y de seguridad junto con los servidores suelen estar mejor alojados en dichas latitudes.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR