Te lo puedes descargar aquí en este enlace
"/>

Editorial 7yMedio Noticias: Cuando las quejas no caen en saco roto...

Editorial 7yMedio Noticias: Cuando las quejas no caen en saco roto...

Por
1075

La editorial de hoy del periódico gratuito 7yMedio Noticias. Te lo puedes descargar aquí en este enlace

Fue un 5 de agosto de 2016, hace ahora tres años, cuando la portada de este periódico 7yMedio Noticias la ocupaba una ristra de sombrillas y sillas reservando sitio en primera línea de la playa de Gandia y sobre esa imagen, titulábamos ''Gandia permite saltarse la ordenanza de playas''. Lo hicimos porque nos habían llegado quejas por ello. Nos pusimos a indagar y descubrimos que, efectivamente, la ordenanza lo prohibía. Y que nadie hacía nada para obligar a su cumplimiento. Ergo, los ''fósforos'' que se quejaban tenían toda la razón del mundo.

Tras destapar lo que estaba ocurriendo en la playa de Gandia, tal cual la típica serpiente informativa del verano, pronto comenzaron a verse vídeos donde una especie de ''SuperLópez o SuperGND'' se auto-grabó explicando la situación de las sombrillas y sillas y retirándolas para, posteriormente lanzarlas en un vehículo de limpieza urbana con su ''ale, a tomar....''. Después, a rebufo informativo como se suele decir, vinieron los temas de control del horario o las televisiones haciéndose eco de la gente mayor esperando la hora para correr a plantar la sombrilla como si de una competición o la entrada a las rebajas de unos grandes almacenes se tratara. Todo valía por ser el primero en reservar. Todo por mi playa cada vez más privada.

Han pasado tres años. Y sí. Aquello que parecía imposible ha cobrado visos de realidad. Primero fue en forma de aviso, posteriormente de retirada y publicidad de algunas actuaciones, y ahora ya en pleno verano de 2019 se actúa con eficacia.

Durante julio he tenido la oportunidad de pasear por la orilla del mar a esas horas. Como quiera que todo el año estoy en antena con ustedes a primeras horas de la mañana, pues ello conlleva levantarme de madrugada. Y aunque lo pretenda en verano, el cuerpo ya está acostumbrado y salta aunque no suene el despertados. Y sí, algunos han hecho caso omiso y han visto cómo al regresar ya no estaban sus artilugios. Otros, por el contrario, forman una legión de turistas de pie charlando junto a los bártulos para que, al paso de la Policía Local, quede manifiestamente claro que son los propietarios y que allí están de buena mañana. Ya no reservando el sitio para el resto de la familia sino ya iniciado su día de playa aunque, de pie, estén hablando como en un patio de vecinos con el de al lado que también ha venido a lo que ha venido: a vigilar la sombrilla para la prole. Por lo menos, esta vez, se lo ganan.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR