Jaume Grau, última perla del fútbol gandiense

Jaume Grau, última perla del fútbol gandiense

Por
1718

Este vallero de 22 años llega a orillas del Miño como una de las grandes promesas de la cantera del Real Madrid. El joven centrocampista gandiense de Tavernes de la Valldigna sobresale sobre sus coetáneos por su madurez e inteligencia, algo menos habitual en los jugadores en formación.

-Remitido-
Gandia presume de playas, buen clima, fiestas y también de deportistas de máximo nivel. En este terreno, Raúl Bravo, exfutbolista, y Juanjo Triguero, exjugador de baloncesto, fueron los rostros más ilustres en otro tiempo. Hoy, el vacío de uno y otro lo cubren los éxitos de los exponentes de la nueva generación de gandienses que empieza a hacerse oír. Nos referimos a deportistas como Pilar Vázquez, tercera en el campeonato de España de obstáculos; o Xavi Seguí, campeón absoluto en la Travesía Lobos de Mar. A ellos se une Jaume Grau (CD Lugo) que ha emprendido el mismo viaje hacia el reconocimiento deportivo. He aquí la última perla del fútbol gandiense y el protagonista del siguiente artículo.

Cedido al Lugo por el Osasuna



El relevo generacional está en marcha para el fútbol gandiense. Muchas de las estrellas del mañana trabajan y entrenan en clubes locales y de la zona, como el CF Base Gandia, anhelando hacer de la pasión un oficio. Sin embargo, otros, con el mismo sueño en la maleta, dejan el hogar a una edad muy temprana. A este segundo grupo pertenece Grau, que antes de firmar su primer contrato profesional pasó por las categorías inferiores del Valencia y del Real Madrid. Ese día llegó el pasado 9 de julio, cuando se comprometió con un histórico del fútbol español como el Osasuna. Sin embargo, el hueco en la primera plantilla le tocará ganárselo desde la distancia porque, acto seguido, el club rojillo lo cedió por una temporada al CD Lugo como desvelan los detalles de la operación que aparecen en la web oficial del Club Atlético Osasuna.

Aparcado el sueño de triunfar en el Bernabéu



Considerado uno de los grandes talentos de Valdebebas, Grau entrenó en varias ocasiones el curso pasado con el primer equipo e incluso llegó a ir convocado para la Copa del Rey con Santiago Hernán Solari. Ahora bien, el talento no es garantía de éxito en un club tan especial como este. Como a muchos mirlos blancos, le afectó de lleno la reestructuración de la base que está llevando a cabo el conjunto madridista, de ahí que haya cambiado de aires y aparcado de momento la posibilidad de triunfar en el Santiago Bernabéu ante la falta de oportunidades a los canteranos.

Le sobran razones, ya que la puerta de ese vestuario parece cerrada no solo para él, sino para todos los de su condición como escenifica el cambio de bando de Marcos Llorente y, más recientemente, el de Mario Hermoso al Atlético de Madrid. Estos últimos, también criados en Valdebebas, han renunciado al amor de una vida para intentar estrenar su palmarés profesional por otra vía, un bloque, el rojiblanco, que siempre hay que tener en cuenta para ganar La Liga Santander como corroboran los pronósticos deportivos de Betway, que sitúan a los colchoneros con cuotas de 12.00 por salir campeones del campeonato liguero a 8 de agosto de 2019. Los retos de Grau, a corto plazo, son menos ambiciosos, pues jugará cedido en el Lugo, cuya prioridad será conservar la plaza en Segunda División después de estar a un paso de descender a Segunda División B el curso pasado.


Una carrera para superar a Raúl Bravo
Grau, al que sus superiores describen como muy trabajador, dispone de muy buena visión de juego para hacer mover todas las piezas a su alrededor y encontrar siempre la mejor solución posible para el colectivo como el director de una orquesta. Las comparaciones son odiosas pero lo cierto es que tiene algo de Toni Kroos y también de Luka Modric en las botas. Tiempo al tiempo, suya será ahora la misión de devolver al Ángel Carro tardes como las que tuvo no hace mucho con Quique Setién en el banquillo, cuando el pase en corto, y no el patadón, era el protagonista.

Por delante, Grau cuenta, a sus 22 años, con toda una carrera para dejar en el olvido los registros de Raúl Bravo, el gandiense con más partidos en Primera División de la historia. El que fuera lateral izquierdo del Madrid, el Numancia y el Rayo Vallecano en LaLiga cerró en 2012 y con 89 duelos disputados su etapa en la máxima categoría nacional sin que nadie haya discutido sus números desde entonces. A menor distancia tiene a Vicente Palonés Bonilla (3) y a Valentín García Pascual (29), más conocido como Toto. Grau cuenta con todas las papeletas para ocupar el puesto de Bravo en el futuro. Eso sí, antes de dar el salto a Primera con el Osasuna debe hacer valer sus condiciones con el Lugo en Segunda.
 


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR