El localizador de un iPhone delata a otro carterista en la playa de Gandia

El localizador de un iPhone delata a otro carterista en la playa de Gandia

Por
9319

Al verse observado por la Policía Local se dio prisa en abandonar la zona de la arena. El arrestado estaba tranquilo por ser jueves y pasar la noche en el calabozo con buena comida y dormir bien, para así poder volver el fin de semana a actuar. Hoy viernes pasará a disposición judicial en Gandia. Por el delito de hurto del iPhone podría enfrentarse a la pena de 6 a 18 meses de cárcel y por los delitos leves de hurto multa de uno a tres meses.

Foto: M. P./Cope Gandia

La Policía Local de Gandia ha detenido a un ciudadano rumano de 33 años de edad como autor de varios delitos, entre ellos un hurto al descuido cuyo valor supera los 400 euros y otros de hurto leve. Se trata del segundo carterista detenido por la Policía Local en la zona de arena de la playa de Gandia en los últimos días.


Este nuevo carterista actuó ayer a media tarde en la arena de la playa de Gandia robándole a un turista albaceteño un ebook y unas gafas aprovechando que éste se introducía en el mar cinco minutos. La víctima dejó sus pertenencias escondidas debajo de una blusa mientras se daba un baño y salía. Es más, dijo a los agentes que debería ser alguien que estuviera observando a la gente de la playa dado que, en otro sitio tenía dinero y el teléfono móvil y no se los había robado. Todo ello ocurría a la altura de los apartamentos Infante.

Una hora después se volvía a cometer otro robo en la arena de la playa de Gandia, en esta ocasión a la altura de los apartamentos Manila. Allí una pareja y su hija dejaron sus pertenencias en la arena, dentro de una bolsa tapada por una toalla y se bañaron. Al regresar la toalla había sido apartada y les habían robado tres teléfonos móviles, entre ellos un iPhone, así como una cartera con dinero y documentación.


El padre de la hija, utilizando desde casa la aplicación ''Localiza Mi iPhone'' tenía localizado a la persona que lo llevaba y fue narrando cómo se desplazaba por la arena de la playa de Gandia. Ello fue puesto en conocimiento de todas las patrullas de la Policía Local en la zona quienes iban siguiendo las indicaciones del padre hasta llegar a los apartamentos Ondina.

En calabozos, cenaré y dormiré bien

Una vez allí, los policías se ponen a observar a la gente que había en la arena de la playa en ese momento, sabedores de que alguien portaba el móvil robado y una persona, al percatarse que los agentes estaban oteando se dispuso a abandonar la zona de arena andando por la pasarela deprisa y mirando de reojo por encima del hombro a los policías. Este gesto lo delató e hizo sospechar a la Policía Local que le solicitó la documentación y que mostrara sus pertenencias, encontrándole los teléfonos robados y lo sustraído también en el primer robo.Los policías cuando le dan lectura a los derechos que le asiste como detenido el delincuente les explica que está tranquilo, que es jueves por la tarde y no pasará el fin de semana en calabozos; que esta noche cenaría buena comida y que dormiría bien, porque el viernes volvería a otro sitio a hacer lo mismo y que no lo volverían a pillar.


Hoy viernes pasará a disposición judicial en Gandia. Por el delito de hurto del iPhone podría enfrentarse a la pena de 6 a 18 meses de cárcel y por los delitos leves de hurto multa de uno a tres meses.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR