Los dos fallecidos ayer en Oliva no vieron las vaguadas tras el temporal

Los dos fallecidos ayer en Oliva no vieron las vaguadas tras el temporal

Por
3459

Expertos consultados por Cope Gandia explican que el temporal ha dejado vaguadas y agujeros en la arena que no son visibles desde la orilla y que presentan un peligro para los bañistas confiados, al tiempo que advierten de lo traicionero que resulta el Mediterráneo sobre todo en esta época.


Las dos personas fallecidas ayer y una tercera rescatada del mar en las playas de Pau Pi y Rabdells en Oliva tal y como les informábamos a través de redes sociales, se adentraron en el mar confiadas por su estado pero desconociendo realmente el peligro que conllevaba.


Fuentes consultadas por Cope Gandia han señalado que ''tras el temporal que ha azotado las playas de la Safor se han producido en el interior del mar, en la arena, vaguadas y agujeros que no son perceptibles a la vista desde la orilla y que, una vez el bañista se encuentra en esa zona y ante la existencia de corrientes y mala mar, es absorbido hacia adentro siéndole imposible salir nadando por sus propios medios. Aunque pueda parecer un mar tranquilo, el Mediterráneo es muy traicionero puesto que no siempre es detectable este tipo de situaciones. Lo mejor, la prudencia y ante la duda no adentrarse mucho''. De hecho ayer domingo, se vivieron situaciones complicadas en playas como la de Bellreguard o incluso la Nord de Gandia que está en la otra parte del espigón, donde en ésta última los socorristas de Cruz Roja Gandia se emplearon a fondo con los silbatos advirtiendo del peligro que suponía no hacer caso a las indicaciones ante un mar que no parecía lo que era.



Como les contábamos ayer, la primera alerta en la playa de Oliva saltaba a las 9.30 horas del domingo cuando se alertaba de la existencia de un hombre de 83 años de edad, de nacionalidad alemana, que presentaba síntomas de ahogamiento y que, gracias a la intervención de un pádel-surfista pudo ser rescatado con vida.



La segunda alarma llegaba a las 11.47 horas cuando un hombre de 62 años de edad, vecino de Canals y que estaba pasando sus vacaciones en Oliva, era rescatado con síntomas de ahogamiento. Varios agentes de la Policía Local de Oliva acudían al lugar intentando reanimar al hombre, no consiguiendo respuesta y por tanto fallecía.


Pocos minutos después, a las 12.03 otro aviso ponía en alerta a las autoridades, en este caso una mujer de 65 años de edad con síntomas de ahogamiento a la que se le practicó la reanimación cardio pulmonar no respondiendo a los estímulos y falleciendo también.



Ante esta situación, la Policía Local de Oliva procedió a balizar la zona y prohibir el baño en la misma ante el temor que pudiera repetirse situaciones similares y el mar se cobrara más vidas humanas.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR