Grandes por fuera y por dentro. Tenéis corazón de hierro y alma de acero

Grandes por fuera y por dentro. Tenéis corazón de hierro y alma de acero

Por
1014

Los miro y admiro porque con esas pintas los prejuicios son muy fáciles. No sé si la culpa la tendrá solo Águeda o alguien más. No sé si aquel escrito a tinta y fuego que Andrés Marabotto lucía tiene parte de culpa. Lo que sí sé es que cada día y en cada acto sorprenden más. Un coche y una moto eléctricos para que, el camino al quirófano de los niños y niñas sea más llevadero a la hora de afrontar el siguiente reto. Sois increíbles.

Hay cosas y hechos que rompen esquemas. Éste es y será, afortunadamente, uno de ellos. Chupas de cuero y tatuajes, Harley's y ruido, músculos y cabeza, corazón de hierro y alma de acero. No sé si la culpa la tendrá solo Águeda o alguien más. No sé si aquel escrito a tinta y fuego que Andrés Marabotto lucía tiene parte de culpa. Lo que sí sé es que cada día y en cada acto sorprenden más. Y sí, esta vez, por enésima, han vuelto a llevar una sonrisa donde más caras y difíciles son de encontrar. Han vuelto a llevar ilusión y esperanza a quienes la vida pone a prueba en situaciones crueles.

Ayer jueves, 10 de octubre, los componentes de Alma de Acero volvieron a pisar todos juntos, los que están y los que no, el área de Pediatría del Hospital Comarcal Francesc de Borja de Gandia. Y lo hicieron para llevar un coche y una moto eléctricos para que, el camino al quirófano de los niños y niñas sea más llevadero a la hora de afrontar el siguiente reto.




Además, han dotado la sala de planta de Pediatría de una televisión de 32 pulgadas y dos gafas de realidad virtual. Todo ello gracias a una parte de la recaudación benéfica y solidaria del libro ''Águeda. Alma de Acero'' que tanto éxito ha tenido en colaboración con Andrés Puig.




Hablo con ellos. Los miro y admiro porque con esas pintas los prejuicios son muy fáciles. Detrás de esas mentes debe haber un corazón de hierro con alma de acero. Y sí, todavía me dicen ''seguimos cumpliendo objetivos''. Y yo solo les puedo decir, ojalá no hicierais falta. Pero ellos y yo, sabemos que, tristemente, necesitan hacer lo que hacen tan solo por ver esa sonrisa infantil e inocente.


Que para qué sirven esos festivales y movidas que montan estos amantes del ruido y las motos...pues para esto. Para imágenes que, en ocasiones, no tienen precio. De ahí la importancia de colaborar.

Sois grandes por fuera y por dentro. Tenéis corazón de hierro y alma de acero. Felicidades y admiración. Solo eso. Y es tan poco para tanto, que GRACIAS.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR