La Hermandad del Cristo de la Buena Muerte en Gandia digitaliza su imagen

La Hermandad del Cristo de la Buena Muerte en Gandia digitaliza su imagen

Por
419

Se trata de trabajos para la digitalización 3D de la imagen titular que data del año 1957, y que fue restaurada por última vez en el año 1991, por Francisco Nogueroles, actuación que fue sufragada por la Madrina del Cristo, Margarita Fuster Martí. Si bien desde dicha restauración se encuentra en un buen estado de conservación, el Cristo de la Buena Muerte experimenta durante el año distintos cambios de ubicación, tanto dentro de la Parroquia de Cristo Rey -con el traslado al Altar Mayor antes de la Cuaresma- como al Local Museo o la colocación en el Trono-Anda durante la Semana Santa quedando, en distintas ocasiones, expuesto a riesgo de rotura o deterioro.

Días pasados la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte en Gandia trasladaba su imagen titular al Local Museo de la Semana Santa, ante la sorpresa de los feligreses de la Parroquia de Cristo Rey, al quedar fuera del periodo en que con carácter general la Hermandad mueve la imagen.

El motivo ha sido que la Hermandad ha dado comienzo a un proceso de digitalización del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, con el fin de generar un archivo digital 3D del Cristo, orientado a su conservación preventiva y facilitar sus restauraciones futuras. Durante la mañana del miércoles se realizaba la toma de datos de la imagen en el Local Museo de la Semana Santa de Gandia mediante el escaneado con equipos portátiles de última generación, dotados de luz estructurada, un proceso totalmente inocuo para la talla, sin palpados ni punteos, evitando así todo riesgo innecesario para la imagen, incluido el traslado a otra ciudad, riesgos que la Hermandad ha evitado con celo para realizar este importante proyecto.

La imagen, que data del año 1957, fue restaurada por última vez en el año 1991, por Francisco Nogueroles, actuación que fue sufragada por la Madrina del Cristo, Margarita Fuster Martí. Si bien desde dicha restauración se encuentra en un buen estado de conservación, el Cristo de la Buena Muerte experimenta durante el año distintos cambios de ubicación, tanto dentro de la Parroquia de Cristo Rey -con el traslado al Altar Mayor antes de la Cuaresma- como al Local Museo o la colocación en el Trono-Anda durante la Semana Santa quedando, en distintas ocasiones, expuesto a riesgo de rotura o deterioro.




La Hermandad, aconsejada por el escultor del Cristo, D. José Rausell Sanchis, se planteó esta técnica de conservación para evitar el riesgo generado en estas situaciones, encargando la tarea a la empresa conquense Todo-3D.com, la cual cuenta con una amplia experiencia en el sector de la conservación patrimonial, tanto religioso, arqueológico como arquitectónico.

Así, en palabras de la Hermana Mayor, Manuela Galiano Bonilla, ''la Hermandad se suma a esta técnica de Conservación del Patrimonio, novedosa en el mundo de la Semana Santa e imaginería religiosa que va ganando cada vez más adeptos entre las cofradías y hermandades de nuestro país, consiguiendo garantizar la integridad de la imagen, anteponiéndose a cualquier eventualidad o deterioro que pueda sufrir la misma, y asegurando el legado patrimonial más importante de nuestra Hermandad para las futuras generaciones de cofrades y, en general, para la Semana Santa de Gandía, recién declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional''.


La digitalización, una técnica al servicio del patrimonio

Esta técnica, usada museísticamente, en arqueología y obras de arte, para conservación preventiva del patrimonio, se está imponiendo en pro de conservar el valioso patrimonio imaginero de nuestro país en manos de cofradías y hermandades.

La digitalización para la Conservación Preventiva es un proceso que consiste en la toma inicial de miles de fotogramas (casi 18.000 en el caso del Cristo de la Buena Muerte) mediante el escaneado de la figura, lo cual permite documentar con máximo detalle y fidelidad, volumen, forma, geometría, textura y colores originales de la talla, con cotas, medidas y tonos exactos. Todos estos datos son sometidos posteriormente a un post-procesado con equipos informáticos de alta capacidad para generar mediante triangulación y remallado informático la imagen tridimensional digital final, la cual permitirá trabajar con la talla digitalmente sin necesidad de su manipulación.

Los resultados se documentan en un pendrive de seguridad y mediante certificados de equipos, software y metodología empleada, garantizando cumplir cánones de Conservación Patrimonial internacional mediante certificado.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR