Obituario: Ramón Yeste, Oficial de la Policía Local de Gandia

Obituario: Ramón Yeste, Oficial de la Policía Local de Gandia

Por
2391

Yeste estuvo al pie del cañón aquellos días y noches de El Drácula o El Teodoro. La Gandia que muchos vivimos y que hoy, para otros, parecería increíble. Persecuciones y burlas, robos y atracos, droga y menudeo, era lo que había ahí fuera. Los modelos de delincuencia en la época en Gandia eran tomados teniendo como ejemplo a Juan José Moreno Cuenca, alias El Vaquilla, y Yeste y un grupo como él aplacó esas ansias de robo, venganza y justicia que se apoderaba de los jóvenes gandienses de la época.

He esperado casi un día para escribir estas líneas. Y lo he hecho rememorando y pensando las mil historias que el Oficial Yeste, de la Policía Local de Gandia, había vivido y compartido. Y sí, cuando le escuchaba daba para un libro. Cada noche era una historia. Cada día era una jornada por descubrir. Cada patrullaje era una incógnita. Y lo sabía.

Él vivió aquellos días y noches en blanco y negro de la Gandia nocturna. Aquellas vigilancias y patrullas por una ciudad donde la droga y la delincuencia eran el pan nuestro de cada día. Se enroló en la Brigada Nocturna para atajar aquellos días donde sabías que salías pero no cómo llegarías. Aquellos años de los robos de radiocasetes de coches que eran vendidos de inmediato en Nazaret (hoy Santa Anna) a cambio de un ''pico'' que inyectarte y recorriera tus venas.  Aquellos días y noches de El Drácula o El Teodoro. La Gandia que muchos vivimos y que hoy, para otros, parecería increíble. Persecuciones y burlas, robos y atracos, droga y menudeo, era lo que había ahí fuera. Los modelos de delincuencia en la época en Gandia eran tomados teniendo como ejemplo a Juan José Moreno Cuenca, alias El Vaquilla, y Yeste y un grupo como él aplacó esas ansias de robo, venganza y justicia que se apoderaba de los jóvenes gandienses de la época.

Todavía guardo en el cajón de los recuerdos la imagen con la que ilustro este obituario porque sí, así eran las noches de patrulla por Gandia. Y él, siempre fiel a sus principios y a sus compañeros, era el primero en tirar del carro.

Era la época de Secundino Galera; de Vicente Ribes Murillo; de Cuenca; de Díaz; de Chova; de Sime; de Navarro y muchos otros más así como de quienes junto a Yeste como el hoy inspector Soler o Silvestre, Martínez, Patón, Rodríguez y el propio Galera tejieron un modelo de seguridad que, aunque cuestionado en la época, supuso los pilares de aquel cuerpo de la Policía Municipal de 1979 y su adaptación tras el paso de ''Furilo'' hasta verla hoy convertida en Policía Local. Yeste vivió todo eso y mucho más. De negro o de azul, con perilla o sin ella, era grande en volumen y en corazón. Fiel a sus compañeros y patrullero como el primero. Atendía requerimientos y se desvivía por hacer de su ciudad una Gandia mejor. Logró granjearse la amistad de centenares de personas a quienes desarmaba solo con la frase ''...en fi, saps per on vaig, ¿no?''

Yeste vivió desde el retén en los bajos del edificio del Ayuntamiento de Gandia hasta su paso temporal en la parte lateral y trasera del Banco de València cuando salían las patrullas por la calle Potries hoy Fundació Vicent Ferrer. Conoció la Jefatura en el primer piso del ayuntamiento de Gandia donde el entonces Sargento Chova te recibía en su despacho del fondo y sobre la pared, las fotografías de sus hombres y de la única mujer. Allí estaba la foto de Ramón Yeste. Más tarde se adaptó en los inicios de los 90 a las dependencias del antiguo Parque de Bomberos (hoy Universitat Popular en la plaza Loreto) y a medida que avanzaba la década al Depósito Municipal Carcelario que fue convertido en Central Policial. Y vio cómo a las puertas de la jubilación ya dispusieron sus compañeros de una central moderna y soleada. En 2016 recibió la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco tras 35 años de servicio por y para Gandia.

Ayer, desde compañeros de la Policía Local hasta también de la Policía Nacional han mostrado las muestras de afecto por tan dolorosa pérdida. Hoy solo nos queda el recuerdo de quien por sus pupilas vio pasar una ciudad de blanco y negro a color. Muchos echaran en falta ese humor característico, ese torcer de cabeza y boca, y esas comidas y actos que organizaba dentro y fuera de la Policía Local.

La capilla del Oficial Yeste está instalada en el Tanatorio Mondúver de Gandia y el entierro tendrá lugar hoy  miércoles a las 16.30 en la parroquia de Santa María Magdalena, en el distrito gandiense de Beniopa. Descanse en Paz.

Desanse en Paz, el Oficial Yeste.

Descansa en Paz, Ramón. Saps per on vaig, ¿no?




TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR