Detenida por robar un Ipad a una compañera en un instituto de Gandia

Detenida por robar un Ipad a una compañera en un instituto de Gandia

Por
1659

Un agente de la Policía Local franco de servicio atendió a la víctima del robo y tras localizar a la autora descubrió que lo ocultaba entre sus ropas. Al ser detenida por un delito de hurto, en la Comisaría ya al pasar a disposición judicial reveló que ella no lo había robado sino que solo lo ocultaba y delatóa su amiga. Las dos se lanzaron reproches ante los agentes y el Ipad pudo ser devuelto a su propietaria.

Una joven de 28 años de edad, española y vecina de Gandia, ha sido detenida por un Policía Local franco de servicio tras incautarle un Ipad Pro sustraído a una alumna del instituto Tirant Lo Blanc de Gandia. Los hechos ocurrieron la tarde del pasado miércoles, cuando el agente estaba en el instituto Tirant Lo Blanc y fue requerido por unas estudiantes que le informaron que, en el momento del descanso entre clases, le había robado a una de ellas un Ipad Pro del interior de la mochila, y que sospechaban de dos chicas que se acababan de marchar en ese descanso.



El agente inició una carrera para ver si podía localizar a las dos personas en el exterior y pudo interceptarlas en la calle Perú cruce con Cardenal Cisneros. En ese instante les dijo que esperaran que unas compañeras de clase querían hablar con ellas. El policía, franco de servicio, vio que las dos chicas mostraban un fuerte nerviosismo e interés por marcharse del lugar, siendo en ese instante cuando aparecieron la dueña del Ipad y su amiga.


Cuando la dueña del aparato electrónico le pidió que se lo devolviera, la ahora detenida negó que lo tuviera y mostró voluntariamente sus pertenencias. El agente actuante le recordó a la acusada que ''sabes que soy Policía'' y ella respondió que ''sí'' por lo que le invitó a que se abriera la chaqueta al observar un bulto rectangular por encima de la cintura del pantalón en el interior de su ropa.


El agente le indicó que sacara el Ipad de entre sus ropas y la chica lo hizo entregándoselo voluntariamente al policía. Éste se lo devolvió a la propietaria y le preguntó el precio, respondiendo que 1.040 euros. Ante estos hechos, el Policía Local, franco de servicio, sacó su carné profesional e informó a la joven que quedaba detenida al haber cometido un delito de hurto llamando de inmediato a la Central de la Policía Local para que enviaran un móvil policial.

Los componentes de la patrulla policial recaban la información de las partes y solicitan un zeta de la Policía Nacional para que traslade en calidad de detenida a la joven de 28 años a la Comisaría y su puesta a disposición judicial. Ya en la Comisaría explicó a los agentes que ella solo había escondido el Ipad entre sus ropas pero quien lo había robado era amiga, lanzándose ambas acusaciones cruzadas entre ellas.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR