Francisco Brines recibe en Oliva la Alta Distinción de la Generalitat

Francisco Brines recibe en Oliva la Alta Distinción de la Generalitat

Por
1566

El Molt Honorable President de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, le entrega la alta distinción en su casa de Oliva ante la presencia de autoridades al no poder recogerla el pasado 9 de octubre Día de la Comunitat Valenciana. El poeta olivense y académico valenciano, agradeció la visita, la distinción y la colaboración para que su legado no se pierda gracias a la Fundación Francisco Brines.

El poeta olivense y académico valenciano, Francisco Brines, recibía ayer en su retiro literario que es su casa familiar ''Elca'' en Oliva a la comitiva oficial que le hizo entrega de la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana que el Gobierno otorga a los ciudadanos más ilustres. Una distinción que le fue concedida el pasado 9 de octubre pero que, por su delicado estado de salud, Brines no pudo asistir al acto institucional de entrega de dicho galardón.

Ayer lunes, ta y como contó Cope Gandia, Francisco Brines abrió las puertas de su casa de la infancia al Molt Honorable President de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig; acompañado por la Honorable consellera de Transparencia, Rosa Pérez; el presidente de las Corts Valencianes, el también olivense Enric Morera; y el alcalde de Oliva, David González, entre otras autoridades que participaron ayer en el acto de entrega de este reconocimiento al ilustre olivense y valenciano.


No hay que olvidar que estamos ante uno de los últimos supervivientes del llamado ''Grupo Poético de los 50'' pues Francisco Brines, nacido en 1932 en Oliva, atesora toda una vida dedicada a la palabra, a la literatura, a la poesía en letras mayúsculas. Autor de obras como ''Las Brasas'' que publicó en 1959 y que le supuso el primer poemario con el que se adjudicó el Premio Adonais, siguió cultivando la literatura y la poesía con ''Palabras a la oscuridad'' que vio la luz en 1966 y que le mereció el Premio Nacional de Crítica, y que ha continuado a lo largo de su vida convirtiendo en arte el don de la palabra y elevándola a lo más alto con su abierta y emocionada poesía. Ya más recientemente lo ha demostrado con obras como ''Poemas excluidos'' o ''La última costa'' ambos publicados en 1995.



El olivense Francisco Brines forma parte de la Real Academia Española desde 2006 y su trayectoria en el mundo poético-literario viene avalada por el Premio Nacional de Literatura; el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana; el Internacional de Poesía Federico García Lorca o el Nacional de la Crítica, entre otros muchos galardones y reconocimientos a toda una vida dedicada a la escritura.



Ayer lunes, Brines, rodeado de familiares, amigos y autoridades y envuelto en esos huertos de la casa donde pasó la infancia y donde quiere y vive su retiro a los 87 años de edad, dijo con ese hilo de voz que le caracteriza que gran parte de lo que es se lo debe a su padre que, como agricultor y comerciante de naranjas le inculcó sobre todo amor y respeto, en definitiva una ''lección de vida'' que él aplicó a su pasión, la poesía y la literatura. Un mundo, en aquella época, donde no era tan fácil dedicarse, soñar o profesar la literatura cultivando la poesía y que su padre, al ver cómo lo sentía su hijo y cómo lo vivía, vio lo importante que era para Francisco Brines y jamás se opuso a que su hijo viera, contara y narrara el mundo a través de sus ojos poéticos de aquel municipio de Oliva. Y se dirigió a las nuevas generaciones señalando "que sean lo que deben ser y hagan juntos el camino", un camino descubierto por él y que, en su caso, fue el de la poesía.



Francisco Brines fue claro al señalar que lo escrito, los poemas, lo vivido, la pasión, los ojos con los que ha retratado los sentimientos convertidos en letra y poema, son ''al fin y al cabo, mi vida'' teniendo claro y animando a los nuevos y futuros poetas a que escriban, a que retraten y afloren sus sentimientos porque ''no hay poesía buena, muy buena o corriente. Hay también poesía interesante'' en referencia a los nuevos talentos que necesitan de escribir para aflorar lo que llevan dentro. Así las cosas, sentenció que ''no hay poesía excelente o mediocre, toda poesía transforma la vida en palabras''.



Nada más entregarle la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana, el president Puig destacó que a través de los textos de este valenciano ilustre, ''permite a muchas personas ver más claramente lo que pasa desapercibido. Incluso nos ha ayudado a ver más allá de las sombras''.

El alcalde de Oliva, David González, en nombre de toda la Corporación Municipal agradecía a Francisco Brines que hubiera abierto las puertas de su casa, rompiendo esa tranquilidad y permitiendo compartir su soledad con los asistentes.

Por último, Francisco Brines aprovechó para agradecer el apoyo de la Generalitat y del Ayuntamiento de Oliva en la Fundación que lleva su nombre y que concederá dos premios literarios, al tiempo que será la garante que atesorará los casi 30.000 volúmenes que alcanza su vasta biblioteca.

Publicidad i

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR