El viento derriba una palmera en el paseo de Gandia y un techo en Villalonga

El viento derriba una palmera en el paseo de Gandia y un techo en Villalonga

Por
16170

Afortunadamente no ha afectado a ninguna de las miles de personas que, a diario, cruzan por el céntrico paseo de las Germanies de Gandia. El impacto ha sido amortiguado, en parte, por una farola, un macetero y un grupo electrógeno que había en el lugar. En Villalonga han acudido los Bomberos al instituto ante la situación producida en el techo del centro educativo.

Sobre las nueve y media de la mañana un estruendo ha centrado la atención de vecinos y personas que pasaban por el tramo final del paseo de las Germanies, a la altura del antiguo hospital comarcal, justo en la confluencia de la calle Ciutat de Barcelona por donde antes se accedía a Urgencias. Allí una larguísima palmera se había partido a consecuencia de las fuertes rachas de viento. Su largo tronco había  quedado cruzado sobre una parte de la calzada y todo el peso de la copa sobre la zona peatonal del paseo.

Un fuerte impacto que ha sido amortiguado, en parte, por la farola del alumbrado público que ha quedado destrozada y por un mancetero, así como un grupo electrógeno que estaba en ese instante en el cruce de Germanies con Barcelona. Agentes de la Policía Local de Gandia han acudido al lugar, y tras acordonar la zona han solicitado la presencia de personal municipal para proceder a cortar la palmera y reparar o retirar los desperfectos. Afortunadamente, a pesar de las miles de personas que a diario cruzan por esta importantísima arteria principal de la capital de la Safor, no ha habido que lamentar daños personales.



Por otra parte, efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos adscritos al Parque de Gandia se han movilizado hasta el instituto de Villalonga, a las 8.54 horas de la mañana de hoy, para retirar las planchas metálicas que presentaban peligro en la parte del techo del centro educativo. Las fuertes rachas de esta pasada madrugada ha motivado que algunas se desencajaran y presentaban un serio peligro de desprendimiento o que el fuerte viento, en una nueva ráfaga, las arrancara por completo y pudieran causar daños.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR