El Champi fugado en Francia y el Retén de Gandia sin detenidos

El Champi fugado en Francia y el Retén de Gandia sin detenidos

Por
2566

El Champi, Francisco de Borja G. M.,  protagonizó una fuga berlanguiana del Retén de la Policía Local de Gandia hace más de año y medio. Ni se le ha detenido de nuevo, está en Francia, ni el retén policial ha mejorado sus celdas pues de hecho ya no alberga a más detenidos en depósito.

Un año y ocho meses después de la fuga de El Champi, nada a cambiado en Gandia. Ni tampoco en la zona que Francisco de Borja G. M., de 25 años de edad frecuentaba así como familiares y amigos. Nada bajo el sol tras la fuga de película berlanguiana protagonizada por este preso preventivo en el Retén de la Policía Local aquella soleada tarde del 4 de mayo de 2018.


La historia de El Champi arranca la noche del primero de mayo de 2018 cuando, sobre las 23.30 horas, dos jóvenes atracaban con un cuchillo de grandes dimensiones un bar en la playa de Daimús. Uno era el autor del robo y el otro cómplice pues lo esperaba fuera del bar daimusense montado en un a motocicleta que, previamente, habían robado en Tavernes.

El atracador cogió el cuchillo e intimidó a la empleada quien, al verlo, gritó socorro al llevarse la caja registradora. Al escuchar los gritos, tal y como publicó Cope Gandia, la compañera de la empleada que se hallaba en el cuarto de baño salió del local. Al dirigirse a los dos atracadores, el que llevaba la caja registradora la amenazó con un cuchillo y ella le dio un guantazo al otro, cayendo los dos, la moto y la caja registradora al suelo. Intentaron huir a la carrera pero fueron detenidos por la Guardia Civil.

Ambos, autor y cómplice, fueron puestos a disposición judicial en calidad de presos preventivos y estaban a la espera de ser trasladados al Centro Penitenciario Antoni Asunción-Cárcel Valencia II de Picassent. El Juez dictó auto de ingreso en prisión para ambos, pero uno de ellos optó por darse a la fuga arrancando una verja del retén de la Policía Local que, como recordarán, estaba construida sobre placas de escayola, comercialmente conocidas como Pla-Dur.

Francisco de Borja G. M. lo tenía todo preparado para la fuga. Esperó a que llegara el furgón de Conducción de Presos de la Guardia Civil y que tenía que trasladarlo de Gandia a Picassent y, justo en el intervalo de tiempo que el vehículo hace entrada en el retén policial gandiense, echa marcha atrás para entrar en la zona de presos y se cumplimenta toda la documentación, El Champi aprovechó para fugarse.

Primero dio una patada a la reja y la lanzó al suelo la cual, previamente, ya había forzado. Luego cogió su chaqueta y la lanzó a un descampado para amortiguar la caída. Y acto seguido, se introdujo por el hueco de la ventana y se lanzó al terraplén. Francisco, alias El Champi, se marchó andando y desapareció entre los huertos cercanos al distrito gandiense de Santa Anna.

El Champi estaba preso por orden del juzgado Nº 3 de Gandia quien había ordenado su ingreso en la cárcel de Picassent acusado de robo con violencia e intimidación.

Desde su fuga aquella tarde de mayo de 2018 nada más se ha sabido. Se distribuyó su imagen y su ficha policial con los antecedentes y características físicas del fugitivo entre los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. Pero todos, o algunos, sabían que El Champi no iba a regresar a ver a los suyos. Ni los controles policiales a las inmediaciones de su barrio ni los contactos con los confidentes ni tampoco los familiares. Nadie ha soltado prenda sobre dónde está Francisco. Aunque tiene en vigor la orden de busca y captura e inmediato ingreso en prisión, su pista se desvanece a los pocos días de huir.

Ha mantenido algún que otro contacto esporádico con algún familiar pero nada de dejarse ver por Gandia ni por la comarca de la Safor. Poco a poco puso tierra de por medio y huyó a tierras francesas, desde donde sigue haciendo vida o al menos eso intenta, para pasar desapercibido. Sabe que si comete algún error lo pueden pillar y ni por su pensamiento pasa volver a pisar suelo valenciano. Así que, de momento, El Champi sigue por Francia a la espera de ser capturado por la fuga y para responder de las acusaciones por las que fue detenido.

La otra parte de la historia, de esa berlanguiana fuga de El Champi, la protagoniza el Retén de la Policía Local de Gandia. Expedientes abiertos, comisiones, interrogatorios, informes.... todo para que año y medio después, siga exactamente igual. En el Retén de Gandia no se reciben a los detenidos, en ese paso intermedio entre el Juzgado y la Prisión, por lo que los detenidos son trasladados a los calabozos de la Comisaría de la Policía Nacional en Ciudad Laval. Si son varios y la causa lo requiere, previo informe al Juez, se utilizan rara vez los calabozos de la Guardia Civil de Oliva.

Así las cosas, año y medio después, ni se han hecho obras de remodelación en el Retén de la Policía Local para paliar la situación y recuperar su función ni se ha localizado a El Champi.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR