Pagar para llorar: La Generalitat abandona a unos vecinos de Gandia

Pagar para llorar: La Generalitat abandona a unos vecinos de Gandia

Por
11409

Obligada a salir de casa por peligro a cortocircuito, goteras a chorros en la habitación, puertas de entrada al edificio y cocheras de par en par porque estan rotas, antenas de  televisión que no funcionan, luces de escaleras que no marchan y que convierten la zona en un oscuro laberinto, ascensores llenos de agua que funcionan cuando la Generalitat Valenciana quiere. Bienvenidos al edificio de la vergüenza que la Generalitat tiene en Gandia. Pues eso. Pasen y vean.... los vecinos son quienes lo sufren.

La primera pregunta que a uno le viene en mente es ¿qué hace la Generalitat Valenciana con el dinero de estos gandienses que pagan religiosamente el alquiler de su vivienda? ¿Cómo es posible que unas viviendas de la Generalitat lleven siete años deteriorándose sin que nadie acabe en prisión? Son algunas cuestiones que a uno le vienen a la mente nada más cruzar el umbral de un edificio fantasma pues para la administración no existen vecinos ni personas, solo el recibo de cobro y el abandono total de una infraestructura que debía de ser el hogar soñado por muchos.

Hoy nos han abierto sus puertas. Ya no solo la vecina de los 66 días sin ascensor. Hoy han quedado al descubierto las vergüenza que ni tan siquiera se molesta en taparselas la Generalitat Valenciana. Da igual quién gobierne o quien ostente la responsabilidad autonómica en Vivienda. Aquí pasa lo que pasa porque a nadie les importa lo que sufren. Son meros paganos y... gracias.






Una vecina del edificio, como se puede escuchar en el audio, denuncia que está pagando su casa y no puede vivir en ella. Es más la Policía Local de Gandia le ha recomendado que la abandone ante el peligro de cortocircuito.


Esta joven explica que ''pagamos todos los meses el alquiler y la comunidad. Estoy pagando y no vivo en mi casa porque tengo tanta goteras que he tenido que poner capazos de obra y cubos para recoger al agua y venir cada cuatro o cinco horas a vaciarlos'' y explica a Cope Gandia que ''aparte de la situación de no poder vivir en mi casa, llevo una semana fuera de ella, tenemos las puertas de los garajes rotas. Un día cuando iba a mi trabajo encontré mi coche con las cuatro ruedas rajadas y todo el coche rallado''.

Pincha aquí para escuchar a esta joven vecina


A este respecto, como se puede comprobar en la publicación del periódico Levante-EMV del sábado 2 de febrero de 2013, es decir, de hace siete años, ya se denunciaba que las puertas del garaje estaban rotas (ver artículo).


Hace siete años ya se denunciaba que el ascensor no funcionaba y que llevaba semanas inutilizado porque cuando llueve se inunda el foso. Era 2013. Justo hace una semana, en 2020 una vecina denunciaba lo mismo tras 60 días sin poder salir de casa. O alguien autorizó la obra donde no debía o alguien, en este caso la Generalitat Valenciana, pasa olímpicamente de ofrecer vivienda digna y salubre a sus contribuyentes.


Es más. Las humedades son tanta y tan elevadas, que desde hace tiempo un joven vecino las venía denunciando. Decimos venía porque, tristemente ha fallecido hace unas semanas tras una neumonía.




Esta vecina joven que había puesto todas sus expectativas en iniciar una vida nueva con su pareja en este edificio de Benicanena señala que ''por las noches, el ascensor funciona cuando quiere. Lo arreglan cuando quieren. Hemos estado muchos días sin luz. Desde principios de diciembre no hay luz en el edificio y entramos a oscuras. La puerta se rompió y siempre está abierta porque no les da la gana repararla. Cuando entro a oscuras no sé si habrá alguien esperándome. No hay luz ni seguridad. Pagamos para llorar''.




Otra vecina ha explicado a Cope Gandia, como se puede oir en este audio, que la Generalitat Valenciana les tiene ''totalmente abandonados, pagamos todos los meses y aquí no viene nade ha hacerse cargode las humedades o roturas''.



Pincha aquí para escuchar a otra de las vecinas lo que relata


Esta mañana, un nutrido grupo de vecinas ha salido a quejarse porque ni funcionan las televisiones ni se reparan los desperfectos. Puertas de cocheras abiertas y rotas, de entrada al edificio, el vendaval ha tirado un árbol, están hartos de reclamar y que nadie les haga caso. Por cierto, han vuelto ha recalcar que todos pagan el IBI de una vivienda que no es suya sino alquilada y que encima, nadie repara ni se responsabiliza de nada.

Los extintores no han pasado la revisión, por lo que si se tuvieran que necesitar están caducados. El cableado está colgando, hay agujeros en las tallas, los depósitos de agua y puertas de la terraza rotas y dando golpes por el fuerte viento. Es, sin duda, como calificó Cope Gandia y publicábamos en el 7yMedio Noticias, el edificio de la vergüenza de la Generalitat en Gandia.

Los vecinos han querido matizar a Cope Gandia que ''aquí no hay ningún vecino problemático. No hay peleas ni discusiones, somos personas normales y trabajadoras. Entre nosotros nos ayudamos'' y relatan que ''la administración nos tiene abandonados, mandamos emails que nos piden y nada; llamamos por teléfono y nadie hace nada por nosotros''.


Es tal la indignación de los vecinos que hoy mismo han invitado a Cope Gandia a visitar el edificio de la vergüenza. Nos han abierto las puertas de sus casas y nos han mostrado lo que tienen que sufrir a diario. Eso sí. La Generalitat Valenciana, ''la de tots'' los tiene abandonados. Así los tuvo en 2013. Y así los sigue teniendo, sin importarles lo que padecen.

Hoy mismo han presentado la enésima reclamación por escrito y hay cosas que en estos tiempos parecen un lujo, simplemente una vivienda diga porque aunque sea VPO también son personas y merecen un respeto.




Publicidad i

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR