Una falsa violación en Gandia condenó a un hombre a 11 meses de cárcel

Una falsa violación en Gandia condenó a un hombre a 11 meses de cárcel

Por
2519

Era el casero y la víctima violada y su pareja urdieron una trama para acusarlo de la agresión sexual. El supuesto autor de la falsa violación fue encarcelado durante once meses. Cuando las pruebas han demostrado que la víctima y su pareja  mintieron, se les dedujo falso testimonio y el marido ha sido condenado a un año y ocho meses de cárcel y ahora la falsa víctima se enfrenta a dos años y tres meses de cárcel.

Pasó once meses en la cárcel acusado de haber cometido una violación en Gandia. Ahora la supuesta víctima se enfrenta a dos años y tres meses de cárcel por los delitos de denuncia falsa y haber dado falso testimonio. Todo comenzó cuando en abril de 2013 una mujer de 40 años se personaba en la Comisaría de la Policía Nacional en Gandia y denunciaba haber sido violada. Acusó a su casero de haberla agredido sexualmente al residir en una habitación subarrendada.

La mujer relató a los policías que el casero se le abalanzó, que quería cobrar el alquiler ''en carne'', que pudo zafarse una primera vez y ocultarse en un armario pero que logró sacarla estirándole el pelo. La golpeó e intentó penetrarla y al no poder cogió un peine y se lo introdujo por la vagina. En ese instante, relata la denunciante, llegó su novio y al sorprenderlo lo quitó de encima de la víctima a golpes.

A medida que avanzó la instrucción sumarial así como en el juicio se iba desmontando la violación dado que quien avisó a la Policía Nacional fue el casero agredido con la cara ensangrentada. Otra de las testificales puso de manifiesto que la mujer violada no sabía si le introdujo en la vagina un peine, un palo de escoba, o un cepillo, utensilios que no se localizaron en la escena de la agresión. Luego cambió de testimonio y dijo que le introdujo los dedos en la vagina. Otra prueba de cargo ha sido que, a la llegada de los agentes a la vivienda donde se había cometido la violación, la supuesta víctima abrió la puerta en batín y con unas mallas debajo. Minutos después apareció sin las mallas para acreditar que había sido desnudada a la fuerza.

En la inspección ocular de la vivienda, el equipo de Policía Científica de la Comisaría de Gandia halló restos de sangre en la cocina, un hecho que coincidía con la versión del casero en referencia a que la pareja, que le adeudaba varios alquileres, le agredieron. De hecho, un testigo afirmó y corroboró en sala que la pareja de la violada se encontraba en la casa en el momento que subió el casero.

Por ello, el marido de la violada fue condenado a un año y ocho meses de cárcel y al pago de 1.440 euros de multa por falso testimonio mientras que el fiscal pedía nueve años de cárcel por ayudar a su mujer en la falsa violación imputándole un delito a otra persona además de la agresión en la vivienda.

Cuando todo esto se puso de manifiesto en Sala, el magistrado ordenó la deducción de falso testimonio a la víctima pasando a ser verdugo, por lo que se enfrenta ahora a dos años y tres meses de cárcel por fingir la agresión sexual para tapar la deuda con el casero.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR