¿Un pacto a prueba de dignidad?

¿Un pacto a prueba de dignidad?

Por
1382

Artículo de opinión del líder del Partido Popular de Oliva

El pasado 9 de julio se firmó el pacto entre Compromís y el PSOE para "gobernar" Oliva. La foto lo decía todo: aquello parecía una boda no deseada por los novios, tutelada por ``padrinos sicilianos´´ para garantizar el enlace y los intereses de las respectivas familias. El hecho de que el documento no se firmase en Oliva, sino en Valencia, lo evidencia aun más. Una clara muestra de la estricta supervisión (¿vigilancia?) que ejercieron los aparatos provinciales de ambos partidos, a través de las figuras de Josep M. Moya (Compromís) y Carlos Fernández Bielsa (PSOE).
Y no era para menos, dado que el esposo de Ana Morell (una de los firmantes locales), había interpuesto una querella penal contra David González (el otro de los firmantes locales). Es decir, que una de las dos partes del acuerdo consideraba un criminal a la otra parte, y quería que se le condenase a diez años de inhabilitación. Y esa otra parte firmaba un acuerdo con alguien que consideraba a su líder un delincuente y pretendía apartarle deshonrosamente de la política. ``Vostés ho entenen? Jo tampoc´´.
De hecho, todas las personas con las que he comentado este tema consideran que, por coherencia y dignidad, cada uno de los firmantes debería haberse negado en rotundo a cerrar un acuerdo tan denigrante para ambos. Para la líder socialista porque resulta una incoherencia tremenda investir alcalde de tu ciudad a quien consideras un delincuente, y una humillación tener que trabajar con y para él. Y para el líder nacionalista porque resulta vejatorio tener que firmar un acuerdo sin que, previamente, se hubiese retirado la querella penal interpuesta (¡por la otra firmante!), contra tu persona y la de otro compañero. De hecho, aceptando un trato tan humillante para dos de sus líderes, Compromís no queda como un partido que defienda y apoye a los suyos, precisamente (que tomen buena nota los nuevos fichajes).
Aunque claro, todo esto lo han hecho ``por el bien de Oliva´´. Por la ``gobernabilidad´´, el nuevo mantra del superbotànic. Por esos sublimes motivos los firmantes sacrificaron su dignidad y coherencia personales. Muy loable, pero... ¿qué clase de gobierno puede producir un pacto que renuncia a la dignidad, a la coherencia y a los principios? Imagínenselo.
Por otro lado, ese pretendido altruismo contrasta, y mucho, con la realidad. Dado que la ``gobernabilidad´´ nos costará 2,1 millones de euros, en sueldos de políticos. Menos mal que fue ``a cambio de nada´´, si nos la llegan a cobrar...
Y, por más que quieran tomarnos el pelo, todos sabemos que fórmulas de ``gobernabilidad´´ hay más de una. Algunas, incluso, incorporando dignidad, coherencia y principios.
Aunque les sorprenda, señores del superbotànic, Oliva ya existía antes de que firmasen ustedes su ignominioso pacto. Créanselo, sus calles ya estaban puestas, sus habitantes ya trabajaban y pagaban impuestos, e incluso había un Ayuntamiento en el que, mejor o peor, había ``gobernabilidad´´. Es más, hasta existía el Botànic años antes de que ustedes lo "descubriesen" (¿recuerdan aquello del ``pacte del xalet´´ que nos decían?). Siento decepcionarles, pero la historia no nace con ustedes.
Con todo este panorama, no es de extrañar que la foto del acuerdo de julio pareciese el cartel de la segunda parte de "Durmiendo con su enemigo" (aquel trepidante thriller de 1991, protagonizado por Julia Roberts). No había para menos.
Pero es que, después, todavía ha llovido más sobre mojado. Recientemente se ha nombrado una asesora política, para el PSOE, que contrató fraudulentamente Ana Morell en 2015, cuando fue alcaldesa accidental. Se falsificaron los presupuestos para conceder, a dedo, un contrato a la que ahora es "asesora". Pero fue dinero muy bien empleado el que nos hizo gastar entonces la actual vicealcaldesa. Con nuestros impuestos, y tras un dudoso procedimiento de contratación, pagamos algo que, de un modo u otro, venía a beneficiar a un partido político en campaña electoral ¿qué más se puede pedir?
Y eso no es todo. También se ha contratado como asesor político del PSOE a un señor que ha protagonizado polémicos episodios de corte machista y prepotente. Tildando a una madre, en redes sociales, de "impresentable sense mesura", llegando a insinuar que ``Serveis Socials deurien intervindre´´. O dirigiéndose en tono amenazante y despectivo a una empleada municipal, por expresar ésta su opinión en Facebook (``¿te enteras, nena?´´, llegó a decirle). Tan intimidatorio fue el tono empleado que la trabajadora tuvo que recibir asistencia médica. Así lo indican los sindicatos en un registro de entrada. Una buena forma de preparar el Dia de la Dona, ¿no?
Pero no se preocupen: a pesar de todo esto, la ``gobernabilidad´´ de Oliva está asegurada. Porque el pacto del ``palau de la Batlia´´ (sede de la Diputació) es un pacto a prueba de bombas. O, mejor dicho: a prueba de dignidad. Ya lo van viendo.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR