Una discusión de tráfico en Gandia acaba con dos heridos y dos condenados

Una discusión de tráfico en Gandia acaba con dos heridos y dos condenados

Por
3941

El conductor del Audi A3, de una extrema corpulencia física y muscular ''a modo de un espalda plateada'' salió del coche y se dirigió al conductor y de forma inopinada le agredió causándole contusiones en cara, hombros, abdomen y costillas.

Los hechos ocurrieron hace casi un año, en la avenida de Les Marines, en Gandia, cuando el 23 de mayo de 2019, a las 19.05 horas cuando un vehículo ocupado por cuatro personas que venían de trabajar se detuvo en un paso de peatones para que pasara una mujer. El coche que circulaba detrás, un Audi A3, comenzó a tocar el claxon y el conductor parado les indicó que se calmaran. Siguieron circulando y, en otro paso de peatones, se volvió a repetir la misma escena por lo que el conductor del primer vehículo se apeó y se fue cara al conductor del vehículo que circulaba detrás para recriminarle su conducta. En ese instante, el conductor, de una extrema corpulencia física y muscular ''a modo de un espalda plateada'' salió del coche y se dirigió al conductor y de forma inopinada le agredió causándole contusiones en cara, hombros, abdomen y costillas. En ese instante, otro compañero del agredido salió por detrás del coche recibiendo un puñetazo cayendo al suelo sufriendo contusión en la cara, cuero cabelludo y cuello.


Ante la situación, uno de los agredidos fue al maletero del coche, lo abrió y sacó un martillo para defenderse, instante en el que uno de los agresores se alejó para arrancar un palo de madera anclado en el suelo y ''a modo de espalda plateada'' se dirigió de nuevo hacia los agredidos, instante en el que apareció una patrulla de la Policía Nacional adscrita a la Comisaría de Gandia.

Tras los hechos se presentó denuncia en los Juzgados por parte de las víctimas y en noviembre de 2019 tuvo lugar el juicio oral por los hechos donde se condenó a los que increpaban y agredieron como autores de un delito leve de lesiones a dos meses a diez euros diarios y por cada dos cuotas que no pague, un día de privación de libertad y a que indemincen cada uno con 120 euros a los agredidos.

Una vez se les notificó la sentencia, los condenados recurrieron ante la Audiencia de València donde negaron que golpearan a los lesionados. El tribunal tiene claro que los condenados no supieron explicar el origen de las lesiones que presentaban los agredidos y que no podían ser compatibles con la autolesión, ni caída o golpe casual con los instrumentos manejados, pues son incompatibles con las distintas partes del cuerpo afectadas.Intentaron hacer creer al tribunal que la actuación estuvo marcada por una actitud de defensa, un argumento que contradice el anterior. El conductor que bajó del coche puede que su iniciativa fuera claramente indebida pero no hasta el extremo de concederle la categoría de acto o ataque agresivo físicamente, puesto que no superó el nivel de la expresión verbal, siendo el condenado quien desequilibró las cosas al responder cruentamente con golpes físicos a la demanda verbal, es decir, ocasionando un enfrentamiento personal.El tribunal recuerda a los condenados que éstos pudieron callar frente a las palabras de los ahora agredidos y seguir circulando ya que estaban bien protegidos en el interior del vehículo, pero optaron por dar una respuesta distinta además de excesiva y desproporcionada, desterrando desde ese instante cualquier atisbo de legítima defensa.

Respecto a la exhibición de un martillo por parte de los agredidos,la sentencia deja claro que no llegó a ser utilizado por lo que es irrelevante dado que no llegaron a causar daño alguno a sus oponentes.

Por todo ello, ahora, la sección cuarta de la Audiencia de València ratifica en todos sus extremos la condena impuesta por el magistrado del Juzgado de Instrucción Nº1 de Gandia y se les condena como autores de un delito leve de lesiones a dos meses a diez euros diarios y por cada dos cuotas que no pague, un día de privación de libertad y a que indemincen cada uno con 120 euros a los agredidos.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR