Absuelto al no probar que el condenado era quien fue detenido en Gandia

Absuelto al no probar que el condenado era quien fue detenido en Gandia

Por
1151

La Audiencia de València absuelve a un hombre al tiempo que asesta un varapalo judicial a la sala gandiense por condenar a ocho meses de cárcel a una persona que nadie pudo probar que fuera quien fue detenido en 2011.

Un hombre senegalés de 52 años de edad ha sido absuelto por la Audiencia de València tras haber sido condenado a ocho meses de cárcel por el Juzgado de lo Penal Nº 1 de Gandia como autor de un delito contra la propiedad industrial -ejercía de top manta- y por agresión a los agentes de la autoridad cuando estaba siendo detenido.



Ocurrió a finales del verano de 2011 cuando la Policía detuvo a un top manta que vendía gafas falsificadas en primera línea de la playa de Gandia. El detenido se encaró con los agentes y les agredió. No llevaba documentación y en las diligencias policiales se hizo constar que tenía 26 años. Tras ser arrestado pasó a disposición judicial y allí ayudado por un intérprete confirmó que era senegalés pero que había nacido en 1968 y que estaba empadronado en Gandia. Fue puesto en libertad con cargos. El juicio se fue posponiendo dado que entre 2011 y 2013 el acusado se encontraba en paradero desconocido.



En el intervalo de tiempo hasta 2019, los agentes detuvieron en febrero y en noviembre a una persona de nacionalidad senegalesa que, al pasar sus datos policiales, se vio que tenía una orden de búsqueda, detención y presentación ante la autoridad judicial al tener una causa pendiente. Elñ juicio se celebró en febrero de 2020 y el acusado, que ahora tiene 52 años, negó los hechos y explicó en la vista oral que ni él era la persona que cometió el delito de top manta ni tampoco era la persona que dicen que fue detenida en la playa de Gandia, pues en esa época trabajaba en la construcción en la capital de España. Y dio para más señas que su puesto de trabajo fue en la obra de las torres del paseo de la Castellana.



En las testificales, los agentes policiales que lo detuvieron a finales del verano de 2011, hace casi 9 años, tampoco pudieron afirmar sin ningún genero de dudas que el acusado era quien detuvieron. A pesar de ello, el Juzgado de lo Penal Nº 1 de Gandia le impuso al hombre senegalés una pena de 8 meses de cárcel al considerar que sí había indicios suficientes que demostraban que quien compareció en sala era quien decía ser y quien cometió el delito. Y aunque trabajara en Madrid, el delito se cometió un domingo y podía estar en la playa de Gandia.



El hombre recurrió la sentencia del tribunal gandiense y ahora, la Sección Segunda de la Audiencia de València ha admitido su recurso y lo ha absuelto con todos los pronunciamientos favorables. Es más la Audiencia da un varapalo a la justicia gandiense señalando que ''existen dudas razonables más que fundadas de que él fuera la persona que cometió los hechos objeto de acusación'' indicando además, en el nuevo fallo judicial que ''dichas dudas deberían haberse despejado antes del juicio'' y así se habría podido ahorrar el mismo.



El tribunal valenciano que ha absuelto al hombre senegalés recrimina la actuación dado que, si bien existe una coincidencia no queda para nada claro y probado que se le haya practicado alguna prueba dacticlar que hubiese dilucidado si se trataba de la misma persona o no, pues al ser detenido se le reseña en la Comisaría en su ficha policial, y solo había que compararlas.



Por todo este rocambolesco proceso judicial, la Audiencia de València ha absuelto al acusado.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR