El padrastro de una menor de 12 años condenado por violarla en la Safor

El padrastro de una menor de 12 años condenado por violarla en la Safor

Por
2378

El dominicano, de 41 años, ha reconocido los hechos. El caso causó una gran conmoción ya no solo por lo que denunció la menor sino porque, la madre, sorprendió al agresor en la habitación de la niña y culpó a su hija por la forma de vestir, por no ir tapada por casa, y por utilizar vestimenta, especialmente faldas y pantalones demasiados cortos. Es más, la Policía Nacional investigó si la madre de la menor lo sabía, tras poner un candado en la habitación de su hija y querer tapar los hechos al culpabilizar a la menor. La madre, ahora, ha quedado exenta.

Tiene 41 años de edad, de nacionalidad dominicano, y ahora ha sido sentenciado a ocho años de cárcel por la Sección Cuarta de la Audiencia de València como autor de un delito continuado de abuso sexual en la persona de la hija de su pareja, cuando ésta apenas tenía doce años de edad. Los hechos, tal y como publicó Cope Gandia ocurrieron entre agosto de 2014 y marzo de 2015 (ver noticia) y cuando se destaparon hace casi un año, el titular del Juzgado Nº 2 de Gandia dictó prisión para el acusado.

El Fiscal pedía una pena de 11 años de cárcel para el padrastro, pero éste reconoció los hechos antes de entrar en sala llegando a un acuerdo de conformidad entre las partes. Al llegar a dicho acuerdo, el magistrado dictaba sentencia in voce y por tanto, firme.  Al reconocer lo ocurrido, el ahora condenado ha visto rebajada en tres años la pena que pedía el Fiscal por lo que ha sido condenado a 8 años de cárcel como autor de los hechos descritos. Además se le imponen diversas accesorias como 10 años de libertad vigilada cuando cumpla la condena; una orden de alejamiento de la hijastra de menos de 300 metros por un plazo de dieciséis años; y que indemnice a la víctima con 10.000 euros.

La madre, que puso un candado, exenta
El caso causó una gran conmoción en la Safor ya no solo por lo que denunció la menor sino porque, tal y como se contó en su día, la madre, sorprendió al agresor en la habitación de la niña y culpó a su hija por la forma de vestir, por no ir tapada por casa, y por utilizar vestimenta, especialmente faldas y pantalones demasiados cortos. Es más, la Policía Nacional investigó si la madre de la menor lo sabía, tras poner un candado en la habitación de su hija y querer tapar los hechos al culpabilizar a la menor. 

Esa investigación llegó al Juez por si la madre estaba tapando a su pareja sentimental pero ahora, al haber conformidad y no celebrarse vista oral, no se han considerado y por tanto la madre ha quedado exenta de responsabilidad al no acreditarse que fuera conocedora de los hechos.

Ya con 16 años, la joven le contó a una prima suya el calvario que estaba pasando. Más tarde consiguió relatar a la Educadora Social del instituto al que iba la víctima, y que Cope Onda Naranja omite para no desvelar su identidad, lo que le estaba sucediendo en su casa, por lo que se activó el protocolo y se formuló la denuncia.

Su padrastro, aprovechaba las horas nocturnas en las que su madre y la hermana de la víctima dormían para introducirse en la habitación de ella para satisfacer sus deseos sexuales. 

El padrastro una vez estaba a solas con ella en la habitación, le quitaba la ropa de cintura para abajo, le realizaba tocamientos, e incluso llegó a introducirle los dedos en la vagina, por lo que se considera agresión sexual. Además, entre los 12 y los 16 años, el padrastro le obligaba a practicar sexo oral llegando incluso a proponerle relaciones sexuales completas aunque no lo consiguió.

La sentencia es firme y contra la misma no cabe recurso alguno.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR