El Hospital Comarcal mejora la seguridad sanitaria del personal

El Hospital Comarcal mejora la seguridad sanitaria del personal

Por
251

El hospital de Gandia incorpora nuevos dispositivos que mejoran la seguridad del personal de quirófanos y anatomía patológica
Los nuevos equipos evitan la exposición de los profesionales a gases, líquidos, humos y posibles derrames.
Debido a la situación actual se han extremado las medidas habituales en el bloque quirúrgico y se han incorporado estas medidas adicionales.

Un sistema automatizado de dosificación de formol y cierre hermético para muestras anatomopatológicas, un aspirador de humos y un aspirador de líquidos son las nuevas incorporaciones con las que cuenta el área quirúrgica y el Servicio de Anatomía Patológica del hospital de Gandia. Debido a la situación actual, estos dispositivos refuerzan las medidas habituales de prevención de ambos servicios.

Tanto la Supervisora de Enfermería de quirófanos, Sari Vidal, como el Equipo Directivo del hospital han incidido en las ventajas de contar con estos dispositivos ya que suponen un gran avance respecto a los métodos que se venían utilizando pero, sobre todo, destacan que este tipo de tecnología es fundamental para la seguridad de los propios profesionales que desempeñan sus funciones tanto en el área quirúrgica como en Anatomía Patológica.

Ultra Safe

La mayoría de muestras anatomopatológicas necesitan formol para su fijación y hasta el momento se utilizaba un relleno manual. Con el nuevo equipo, se deposita el cubo de la muestra y el propio dispositivo calibra la cantidad de formol necesario para la fijación de la muestra y lo cierra herméticamente, evitando la evaporación de gases y posibles derrames. El sistema dispensa siempre la cantidad correcta de formol de acuerdo con el peso de la muestra, por tanto, esta tecnología innovadora permite a los operadores en salas de cirugía y en laboratorios de patología manejar muestras con total seguridad y sin exposición a humos fijadores. Este dispositivo cuenta con cubos de diferentes capacidades (1,3 o 5 litros) para adaptarse al flujo de trabajo y sus tapas disponen de una válvula de sellado que impide la salida de gases.

Aspiradores de humos y líquidos

Los aspiradores quirúrgicos se emplean durante y después de las operaciones para retirar líquidos, tejidos, gases y fluidos corporales resultantes de la cirugía. En el transcurso de una intervención quirúrgica debe garantizarse en todo momento la eliminación rápida y fiable de los fluidos. Solo así el profesional puede visualizar el campo operatorio.

En las intervenciones quirúrgicas con el procedimiento laparoscópico se venía utilizando un filtro para gas y humo. Ahora, se utiliza la aspiración de humos en los bisturís eléctricos que llevan incorporado un tubo corrugado que llega hasta el aspirador, de este modo se impide que el personal inhale los gases tóxicos que se emiten durante la combustión.

Otro de los nuevos recursos con los que cuenta el hospital de Gandia es un sistema de aspiración capaz de recoger hasta 24 litros de líquido. Este dispositivo se utiliza tanto en el Servicio de Urología como en el de Traumatología.

El mecanismo aspira los líquidos intracorpóreos y los elimina a un desagüe directamente, de este modo, el personal no entra en contacto con ningún fluido y no se generan residuos biológicos. Además dispone de un programa de autolavado que permite tenerlo preparado para volver a utilizar.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR