¿PUEDES SENTIRLO?

¿PUEDES SENTIRLO?

Por
304

Artículo de Opinión de David Roldán

 Me váis a disculpar la falta de mi habitual sarcasmo pero hoy me he levantado un poco más filosófico que de costumbre y hay algo que me gustaría expresar, puede que mucha gente no comprenda mi punto de vista pero al fin y al cabo es mi humilde opinión. Además a ver si así dejo de hablar del virus de una vez que menuda rachita llevo.

  La sociedad en general no deja de repetir constantemente lo bueno que es el amor. Hay que amar por encima de todas las cosas y no hay que odiar porque el odio lleva al sufrimiento. Sin embargo no dejamos de ver todos los días ejemplos de como el amor puede llegar a degenerar en cosas como los celos, la posesión, el acoso, etc. Entonces yo me pregunto, ¿qué es lo que está bien y qué es lo que está mal?

  Yo creo que sentir una emoción ya sea amor, odio, tristeza, alegría, miedo o lo que sea no es bueno ni tampoco es malo, simplemente es y punto. Son emociones y sentimientos total y completamente naturales del ser humano que todos y todas experimentamos alguna vez en nuestra vida. Abrazar unos porque nos parecen más bonitos y reprimir otros porque parecen más feos no hace que sean buenos o malos.

  Lo bueno o lo malo no es sentir, lo bueno o lo malo es lo que tu haces con ese sentimiento. Imaginad toda esa rabia que puede salir del odio, imaginad toda esa fuerza y energía, imaginad lo tremendamente útil que puede llegar a ser si conseguimos enfocarlo hacia algo positivo. El problema es que nadie te ha enseñado a controlar tus emociones y jamás te enseñarán a menos que hagas algo muy específico. Y como nadie lo enseña nadie lo entiende, y como nadie lo entiende creen que es mejor reprimir ciertas cosas porque no saben de que manera lidiar con ellas. Hacer como que no odias no va a hacer que el odio desaparezca, se va a quedar dentro de ti en un rincón y es muy posible que algún día estalle y te pudra por dentro y acabes siendo una persona amargada, y eso si que es malo.

  La gente debería ser consciente de su mundo emocional, saber de sus posibilidades y limitaciones, debería saber controlarlo, es algo que debería estudiarse en los institutos. ¿Cómo puede ser que algo tan primario y que está dentro de todos y cada uno de nosotros sea a la vez tan desconocido para tantísimas personas?


Cualquier muchacho de escuela puede amar como un loco. Pero odiar, amigo mío, odiar es un arte.
-Odgen Nash-

Publicidad i

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR