El Comité Paralímpico Español mima a Héctor Cabrera en Madrid

El Comité Paralímpico Español mima a Héctor Cabrera en Madrid

Por
319

El atleta de El Garbí se recupera a diario con los servicios médicos del CPE con el objetivo de llegar a tiempo a los Juegos de Tokio tras su operación de rodilla.

Héctor Cabrera está en buenas manos. El Comité Paralímpico Español (CPE) no quiere que a una de sus claras opciones de medalla en los Juegos de Tokio le falte de nada y por ello le mantiene concentrado en Madrid desde el pasado 18 de octubre para  que se recupere de la operación de rodilla a la que fue sometido en septiembre. Héctor acude a diario a la Clínica Sanitas donde es tratado por los especialistas del CPE que han puesto todo su empeño en que el olivense reduzca sus plazos, propósito que parece al alcance de la mano.

El habitual optimismo de Cabrera, apagado en verano después del varapalo de la gravísima lesión -rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha- vuelve a dibujarse en su mirada y también en el tono de voz cuando habla de su recuperación: ''la verdad que me encuentro fenomenal. Este tipo de rehabilitaciones hay que tomarlas con mucho respeto, pero por ejemplo tenía previsto empezar la musculación en diciembre y lo voy a hacer mañana mismo''. Ramón, su fisio, está siendo ahora su sombra: ''lo que consiga de aquí se lo voy a deber a él y a su dedicación. Espero poder conseguir el objetivo de acudir a Tokio por él y por toda la gente que me ha apoyado todos estos meses''. Preguntado directamente por si estará o no en la capital nipona, la respuesta del lanzador es muy marca de la casa: ''por mis narices que sí''. Juanvi Escolano, su técnico y mano derecha, dirige desde la Academia de Lanzadores de El Garbí su puesta a punto. Mientras el tren inferior es cosa de los recuperadores, su preparador se encarga de afinar la musculatura superior encargada de lanzar la jabalina a la altura de las medallas. 


Paradójicamente, Héctor se lesionó el mismo día que consiguió la mínima exigida por el Comité Paralímpico Internacional (59,94), lejos aún de sus magníficos 64,94 que firmó en el Mundial de Dubai y que le valieron su medalla más importante hasta la fecha.


Mientras llega la cita paralímpica, Héctor se entretiene ideando nuevos retos. Junto a su responsable de prensa personal, David Blay, tiene en mente la edición de un libro dirigido a los niños en el que contará su vida de superación y éxito, pero esta será otra historia.

Publicidad i

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR