Vecinos de Gandia consiguen que Renfe reduzca vibraciones en el túnel

Vecinos de Gandia consiguen que Renfe reduzca vibraciones en el túnel

Por
475

Vecinos de la calle Perú, el Ayuntamiento de Gandia y la junta de distrito de Corea todos a una han conseguido que Renfe-Adif haya reducido un problema que sufrían los moradores de las viviendas más altas edificadas en la calle Perú a consecuencia de las vibraciones del túnel subterráneo de la línea de trenes de Cercanias C-1.

Fue en abril de 2019 cuando se dio a conocer que no aguantaban más y recogieron varios centenares de firmas. Los vecinos de la calle Perú de Gandia no aguantaron más y se dirigieron oficialmente a los diferentes organismos para explicarles que en sus viviendas, sobre todo las más altas, las vibraciones de los trenes que entran en la estación subterránea de Gandia hace insoportable vivir en sus propias moradas.

Así pues, dirigieron sus quejas a la Administradora de Infraestructuras Ferroviarias, que es como se denomina ahora Renfe-Adif para que corrigiera esta situación, sobre todo aportando datos y mediciones dado que no se había invertido en esta materia desde que en el siglo pasado se construyera la estación principal de Gandia. Incluso el Ayuntamiento de Gandia a través del departamento de Urbanismo que dirige Josep Alandete y la propia Junta de distrito de Corea que preside José Manuel Prieto, se pusieron manos a la obra para atender las quejas de los vecinos y tramitar las reclamaciones ante el organismo dependiente.

Se les ha hecho caso a medias. Es cierto, señalan los vecinos, que se ha notado la actuación y que las vibraciones son menores, pero no dejan de recordar la obligatoriedad que tiene Renfe-Adif de tomar otras medidas para que los vecinos puedan conciliar su vida en el interior de su propia vivienda.

Renfe-Adif ha comunicado al Ayuntamiento de Gandia que ha llevado a cabo una primera actuación para minimizar esos temblores en las viviendas altas en la calle Perú, a lo largo de por donde pasa el túnel subterráneo, y lo ha hecho pasando el conocido como tren cuchilla o tren afilador, consistente en un limado inicial, posterior suavizado para concluir con una nueva nivelación para tratar de minimizar los roces directos viciados y que provoquen las tan molestas vibraciones.

El siguiente paso será elaborar un informe con las nuevas medidas para ver el efecto y el impacto que han tenido. En caso de existir y que éstas vibraciones sean elevadas, se pasaría a otro tipo de acciones. Eso sí, de momento se ha agradecido la implicación del Ayuntamiento de Gandia que es quien elaboró el informe acústico y tomó las mediciones, no dejando de contactar con los responsables ferroviarios.

Aún así, los vecinos de la calle Perú están satisfechos a medias dado que sí es cierto que han notado ese descenso en las vibraciones pero se sigue notando y recuerdan que también sería positivo que la velocidad de entrada de los convoyes a la estación subterránea se hiciera a menor velocidad lo que, según los afectados, también contribuiría a reducir las molestas e insoportables vibraciones.


 


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR