Agrede a su mujer en Gandia y pide ser absuelto aunque lo vio un testigo

Agrede a su mujer en Gandia y pide ser absuelto aunque lo vio un testigo

Por
2330

Agredió su pareja en pleno paseo de Gandia el pasado julio; lo vio un vecino y lo denunció. Llegó la Policía y fue detenido; la mujer quiso denunciar. Tras la inmediata orden de alejamiento la víctima negó haber sido agredida y no quiso declarar en contra de su pareja. Ahora, el agresor condenado ha pretendido desvirtuar lo que vio el vecino que alertó al 112 pero de nada le ha servido. Ni a él ni a ella.

Todo ocurrió en pleno paseo de las Germanies de Gandia a plena luz del día, las once de la mañana del pasado 28 de junio de 2020. Un hombre, de nacionalidad rusa y en situación legal en España estaba con su pareja en el céntrico paseo de la capital de la Safor. En un momento dado y con ánimo de menoscabar la integridad corporal de la mujer, la cogió de la coleta del pelo estirándola hacia atrás y empujándola hacia un banco. No le causó lesión pero una persona que pasaba por delante de la pareja presenció los hechos y alertó al 112 denunciando que estaban agrediendo a una mujer en la vía pública.

Acudió la Policía y detuvo al agresor. La jueza de lo Penal de Gandia le impuso al día siguiente, el 29 de junio, como medida cautelar una orden de alejamiento de la víctima. En un mes, el 30 de julio, se celebró el juicio por esta agresión y se condenó al hombre como autor de un delito de maltrato familiar.

Un maltrato que supone una condena de 45 días de trabajos en beneficio de la comunidad y una orden de alejamiento a menos de 300 metros de la víctima; su domicilio;  trabajo o cualquier lugar frecuentado por ella; así como de comunicarse vía teléfono, escrito, verbal o visual por un espacio de un año.

El agresor interpuso un recurso contra la sentencia del juzgado de Gandia y la Audiencia de València lo ha desestimado confirmando así la pena impuesta en su día al agresor como autor de un delito de maltrato familiar.

El condenado, en su recurso, ha negado lo ocurrido e incluso la víctima -su mujer-, en fase de instrucción negó haber sido agredida. En el juicio se acogió a su derecho a no declarar. Los policías que acudieron tras la llamada, dice el condenado, que no presenciaron los hechos y que cuando llegaron vieron a la pareja charlando y tranquilos. Por ello, entiende el agresor que no se le puede condenar por la declaración de un testigo protegido.

El tribunal le recuerda al condenado que, en lo declarado por el testigo que vio la agresión ''no se atisba motivo de animadversión'' ni de vinculación alguna con los que intervinieron en la agresión. Es más, añade  ''pudo ver sin ningún género de duda'' lo que le hizo a la víctima, su mujer. Y le deja claro además que, si bien cuando llegó la Policía vieron a la pareja tranquilos éstos reseñaron que la mujer quería formular denuncia y que su pareja le había estirado de la coleta hacia atrás.

Para el agresor que el vecino que vio lo ocurrido tenga el estatus de testigo protegido le hace dudar de su credibilidad y por ello ha pedido, en su recurso, ser absuelto del delito.

Ahora, la Audiencia de València ha desestimado el recurso y confirma que el marido maltrató a la mujer en el paseo de las Germanies de Gandia y por ello debe cumplir la condena.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR