Cuatro años de cárcel para una vecina de Gandia por entrar droga en prisión

Cuatro años de cárcel para una vecina de Gandia por entrar droga en prisión

Por
1644

La mujer, de 40 años, fue detenida en la misma cárcel de Villena cuando iba a mantener una comunicación ''vis a vis'' con un familiar interno.

La Sección Tercera de la Audiencia de Alicante ha confirmado la sentencia de un juzgado de Villena donde condeba a una vecina de Gandia por un delito contra la salud pública a cuatro años de cárcel y una multa de 9.038 euros.


Los hechos, cuya sentencia se ha sabido ahora, ocurrieron el 1 de diciembre de 2019, cuando la detenida iba a mantener una comunicación ''vis a vis'' con un familiar interno en el Centro Penitenciario de Villena (Alicante). Cuando accedió por los pasillos de la cárcel, la funcionaria de prisiones que la acompañaba se percató de la existencia de un bulto, visible, que le hacía en la parte trasera del pantalón. La funcionaria vio algo extraño y la hizo pasar a la Sala de Cacheo donde la gandiense '''entregó voluntariamente la droga que llevaba, oculta, entre las bragas y la carne.''

Se trata de 35,5 gramos de heroína de una pureza del 49,5%; además de 3,91 gramos de cocaína de una pureza del 77,3%; 126,35 gramos de resina de cannabis con una pureza del 29%; y cuatro bellotas de hachís.


La detenida explicó que, un día antes de acudir a la prisión, su tío la llamó y le dijo que le trajera esas sustancias y que las llevaba ocultas porque sabía que no las podía introducir en el centro penitenciario pero intentaba restar importancia señalando que eran para consumo propio de su tío.

Ya en el juicio, esta gandiense de 40 años cambió de versión y dijo, en aras de su legítimo derecho de defensa, que no sabía lo que llevaba para, poco después, afirmar que sabía que eran sustancias ilegales. También indicó que pretendía introducir esa droga en la prisión porque estaba amenazada, aunque no pudo concretar ni el tipo de amenaza ni quienes, de existir, se las profirieron.

El Tribunal tiene claro que la detenida sabía que llevaba sustancias ilegales, aunque tal vez desconociera la clase o el peso exacto de lo que portaba. Sabía que eran ilegales no solo porque lo reconoció sino por la forma de empaquetarlas. Y respecto a que no las ocultó, el juez tiene claro que no lo hizo por ''falta de pericia para ocultar la droga''.

El fallo judicial también señala que dada la variedad, cantidad y pureza de la droga incautada, es obvio que la misma no podía ser para consumo individual del familiar de la acusada a quien, en principio, iba dirigida.
Por ello ahora la Audiencia confirma la sentencia para esta vecina de Gandia y la condena como autora de un delito de tráfico de drogas a cuatro años de cárcel, multa de 9.038 euros y al pago de las costas procesales.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR