Condenado a un año de cárcel por estafar a una librería de Simat

Condenado a un año de cárcel por estafar a una librería de Simat

Por
1328

Realizó un pedido en 2018 que nunca tuvo intención de pagar. A lo mejor no se esperaba que fuera denunciado o que el valor le jugara una mala pasada. El caradura fue condenado por un juzgado de València como autor de un delito de estafa y recurrió el fallo judicial ante la Audiencia de València. Ahora debe pagar los 540 euros que tangó al librero simatero, los intereses y las costas de dos juicios.

La Sección Quinta de la Audiencia de València ha confirmado la sentencia del juzgado de lo Penal  nº 19 de València condenando a un hombre a un año de cárcel por un delito de estafa, además del pago de las costas judiciales y la indemnización al dueño de la librería Les Grases de Simat de la Valldigna con 539,40 euros más los intereses legales devengados desde el día que cometió el delito de estafa.

Sucedió en agosto de 2018 cuando a través de la web de esta conocida librería ubicada en Simat de la Valldigna, un hombre realizó un pedido de siete tóner por valor de 539,50 euros.

El pedido, según ha declarado el tribunal, lo realizó el condenado sin el propósito de pagar el precio, es decir, recibir la mercancía en su casa sin abonar precio alguno por ello obteniendo así un  beneficio ilícito a costa del propietario de la papelería Les Grases.

Tras hacer el pedido por la web, a los pocos días remitió un correo electrónico con copia del justificante de transferencia bancaria realizado en la oficina virtual de Cajamar. El estafador era conocedor que dicha transferencia nunca iba a realizarse.

La mercancía fue remitida al domicilio del estafador firmando el albarán de entrega su madre. La transferencia nunca llegó porque no se hizo y por ello el dueño de la papeleria simatera presentó denuncia reclamando dicho importe.

El juzgado de lo Penal número 19 de València le dio la razón a Les Grases en diciembre de 2019 y condenó al estafador. Éste no acudió al juicio ni declaró en instrucción, ahora bien, una vez condenado recurrió el fallo judicial ante la Audiencia de València aduciendo error en la valoración de la prueba o que no hay prueba de cargo suficiente para condenarlo a pesar de que el falso justificante de pago lo mandó desde su cuenta de correo electrónico o que fue su propia madre la que recogió el pedido en casa del condenado.

El condenado, por lo visto de profesión estafador no solo estafó a Les Grases que ya es delito sino que sigue estafando a la justicia, pues no conforme con la condena inicial presentó recurso ante la Audiencia que ratificó todos los extremos y ha dado ahora, de nuevo, la razón al dueño de la librería de Simat.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR