Tiran plantas de marihuana desde los balcones al llegar la Policía en Gandia

Tiran plantas de marihuana desde los balcones al llegar la Policía en Gandia

Por
2829

Dos de los tres detenidos en la operación policial contra el tráfico de drogas desarrollada días pasados en Beniopa han ingresado en la cárcel. El juez ha ordenado su ingreso en prisión comunicada quedando la tercera persona en libertad con cargos.

Ha sido una operación policial un tanto curiosa la llevada a cabo en el distrito gandiense de Beniopa, sobre todo porque los propios vecinos de la calle donde se destapó el cultivo ''indoor'' de marihuana con esos casi 20 kilos incautados, pensaban que se trataba de una redada policial.

Ocurrió tal y como avanzó Cope Gandia la pasada semana en el marco de una serie de operaciones antidroga llevadas a cabo en la Safor. Ahora se ha sabido que la llegada de numerosos vehículos de la Policía Nacional al lugar alertó a varios vecinos de esa calle y les puso en situación.

Los vecinos al ver tanto despliegue policial en loque se percibía como una operación antidroga en el barrio comenzaron a lanzar desde sus casas a la calle plantas de marihuana cortadas para que, en caso de irrumpir en las viviendas, no pudieran atribuirles ningún cultivo de droga en su interior.

Este hecho, entre lo berlanguiano y lo kafkiano, sorprendió a la Policía Nacional que veía cómo en algunos puntos caían del cielo plantas de marihuana que no eran otra cosa que las cortadas por los vecinos ante el temor de que los agentes entraran en sus moradas. Así las cosas, optaban por echarlas por el balcón o incluso sacarlas a la puerta de la casa como si de plantas ornamentales se tratara con la intención de eludir su responsabilidad. Pero la operación no iba con ellos sino con las tres personas que habían sido objeto de investigación y que resultaban ser un matrimonio y su hijo. La madre y el hijo vigilaban mientras el padre entraba y salía vendiendo la marihuana y distribuyendo además otras drogas por la Safor.

Hay incluso vecino que, no cultivando ni comercializando con marihuana llamó por teléfono para advertir a los agentes que, delante de su puerta le habían dejado plantas de cannabis sativa.

La insólita operación policial se saldaba con ese medio millar de esquejes de marihuana que dieron un peso de casi 20 kilos, así como los 280 cogollos y el 1,8 gramos de cocaína. Todo ello además de los utensilios para pesar, manipular y cultivar la droga. Deberán responder también por la defraudación de fluido eléctrico ante la empresa suministradora.

Fuentes consultadas por Cope Gandia han señalado que, en esta zona caliente del distrito gandiense de Beniopa está muy generalizado el cultivo y consumo de marihuana, bajo la sensación de impunidad dado que no tienen que acudir a mercados para adquirir la droga sino que la confeccionan en el interior de sus casas. Ese hecho está motivando el auge que está teniendo el cultivo de esta sustancia estupefaciente entre la población.

Ello no evita, como en el caso de Beniopa que las pruebas aportadas por la Policía Nacional ante el Juzgado, el magistrado haya decretado ingreso en prisión, lo que demuestra que el delito se puede pagar con penas privativas de libertad.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR