Un cardiólogo de Gandia condenado por querer grabar a una médica en el baño

Un cardiólogo de Gandia condenado por querer grabar a una médica en el baño

Por
4072

El médico gandiense presta servicios en el área de cardiología del Hospital Clínic Universitari de València y escondió su teléfono en una rejilla del baño para grabar a su compañera, una médica residente de quinto año a la que preguntó si iba a ducharse.
Foto: Google Maps

Un cardiólogo de Gandia, de 45 años de edad, que trabaja en el Hospital Clínic de València ha sido condenado como autor de un delito contra la intimidad, en grado de tentativa, a seis meses de cárcel, multa de 3.600 euros y al pago de las costas judiciales por intentar grabar con su teléfono móvil a una compañera médica cuando ésta se encontraba en el baño.

Ocurrió el 11 de mayo de 2019 cuando el médico gandiense condenado, cardiólogo en el Clínic de València, se encontraba de guardia entre las 13.30 horas y las 10 horas del día siguiente, coincidiendo con el mismo turno que una médica residente de quinto año, de 28 años de edad.

Sobre las doce y media de la noche el médico preguntó a su compañera si iba a ducharse en los aseos habilitados en la zona para el personal sanitario de dicha planta y la médica confirmó que sí, por lo que el cardiólogo pidió entrar primero él.

Una vez en el baño, sin usarlo, colocó su teléfono móvil tras una rejilla para captar imágenes de quien utilizara el baño. Salió e invitó a la médica a que hiciera uso del mismo.

La residente de quinto año receló de lo ocurrido por la actitud de su compañero y al entrar en el baño descubrió, alumbrando con su propio teléfono, la existencia del Iphone del cardiólogo detrás de una rejilla.  Una vez descubierto avisó a la jefa de guardia y ésta al personal de seguridad del Hospital. En presencia de todos ellos, el médico reconoció que era suyo y recuperó el aparato, pretendiendo quitar importancia a su acción tildándola de ''chiquillada'' y ''tontería'' dirigiéndose a la médica de 28 años diciéndole que lo había hecho ''porque era su última guardia juntos y que le perdonara y no le denunciara''.

A la llegada de la Policía Nacional, el médico acusado y ahora condenado les entregó un teléfono dando origen a la denuncia y la instrucción de diligencias por un delito contra la intimidad.

El médico gandiense ha sido condenado en grado de tentativa porque no llegó a grabar a su compañera al haber sido descubierto y ahora, el pasado 22 de marzo de 2021, ratificaba la condena la Audiencia de València.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR