Obituario: Victoria Fernández, una ''gloria'' de mujer empresaria

Obituario: Victoria Fernández, una ''gloria'' de mujer empresaria

Por
1975

Victoria ha fallecido. Nos ha dejado el alma mater de una de las empresas familiares más importantes, queridas y destacadas de la Safor. Villalonga y Gandia han sido referente en bollería, en tradición y sobre todo en innovación.

Victoria se ha ido, pero nos deja su mejor legado. Gracias a esa modernización de la empresa, cada vez que pronunciemos Vicky Foods siempre será recordada. Vicky de Victoria. Como la que esta mujer, adelantada a su tiempo y al feminismo, logró abrirse camino en una España gris donde las mujeres, desgraciadamente, tenían que pedir permiso para todo y a penas podían asomarse más allá de las cortillinas de la cocina. Victoria no fue así. Victoria fue una emprendedora nata que, sin saberlo o a conciencia -solo ella lo supo- logró formar un entramado empresarial con el que tirar adelante a la familia cuando sus hijos más la necesitaban. Dio nombre y forma a unas magdalenas cuadradas, lo nunca visto en aquella época, y que siguiendo la tradición hornera que atesoraba, las encumbró como las mejores ''glorias'' pues era cierto que a ello sabían aquellas magdalenas cuadradas. Sabían a gloria. Era el año 1972 y gracias a ello, Victoria Fernández se abrió paso en un mercado de hombres y grises para darle color a una marca que ya es para muchos, como de la familia.


Hablar de Dulcesol, de Dulcesa, de Juan y Juan, de todo lo que refiere a bollería en España es hablar de Villalonga, de Gandia, y en definitiva de la Safor. Miles de personas han trabajado en sus múltiples fábricas; otras miles lo siguen haciendo a día de hoy; y otros miles, cada tarde según sople el viento, nos deleitamos esos olores que emanan de sus fábricas y que recorren cada rincón de la comarca de la Safor.


Victoria era lo que se puede decir una ''señora'' en mayúsculas. Te recibía con una sonrisa y un trato tan familiar que veías en ella, en su limpia mirada, el esfuerzo y la alegría a partes iguales y que quería compartir contigo explicándote cada rincón de su, entonces, incipiente empresa. Pero eso sí, siempre ''el cabet a la faena''. Sabía que debía educar a sus hijos Rafa, Juanjo y Mariola, como a ella le habían inculcado. Esfuerzo, sacrificio, y humildad. La misma que hoy ha tenido el CEO de Vicky Food, Rafa Juan, a la hora de agradecer públicamente ''a todas las personas que la han cuidado durante su convalecencia; a todo el personal sanitario del hospital Francesc de Borja, por el cariño y maravillosa atención, especialmente en estas últimas semanas''. De ahí, la humildad de quienes ostentan la dirección de una fábrica que exporta mundialmente para, en momentos tan duros, acordarse de quienes también están al pie del cañón.


Victoria puso el germen de Dulcesol. Ella dirigió el timón durante cinco décadas hasta que sus hijos poco a poco fueron tomando las riendas hasta que, en 2007, comenzó a soltar amarras para que ellos continuaran y elevaran la empresa hasta  ser hoy Vicky Foods, navegando siempre a favor del viento incluso en momentos como los que estamos pasando de la pandemia.


Desde Cope Onda Naranja acompañados a familiares y amigos en tal dolorosa pérdida.

Echaré de menos esa sonrisa y los brazos abiertos con los que te recibía en su humilde despacho y cómo contaba las anécdotas y los sinsabores que tuvo que pasar para construir la empresa referente que es hoy.



Ahora, solo me resta felicitar a quienes decidieron, apostaron y arriesgaron por la nueva marca de Vicky Fodds porque ahora sí, para siempre, han hecho inmortal a Victoria.



Descanse En Paz, Victoria Fernández

Publicidad i

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR