Nuevo golpe de la Guardia Civil al clan de Gandia asentado en Murcia

Nuevo golpe de la Guardia Civil al clan de Gandia asentado en Murcia

Por
3562

Mira el vídeo. Los principales cabecillas empleaban a sus hijos, menores de edad, para vender la droga. Se han registrado trece viviendas y se ha hallado cocaína, varias de heroína, hachís y marihuana así como 31.000 euros en efectivo, una pistola de fogueo, joyas y varios vehículos.

Hace años que residen en la localidad murciana de Totana tras haberlo hecho durante décadas primero en Benipeixcar, luego en Nazaret, posteriormente en Santa Anna y más tarde en Gandia. Por estas calles y por toda la Safor aprendieron y sufrieron. Muchos pagaron por ello y otros siguen la ''profesión familiar''. Así fueron, así son, y así serán los miembros de esta archiconocida familia de delincuentes.

Al golpe policial entre 2019 y 2020 llevado a cabo en Totana (Murcia) ahora hay que sumar otro llevado a cabo por la Guardia Civil de Murcia en la misma localidad, se trata de la Operación Progreso.

Se han registrado 13 viviendas, diez de ellas el el municipio de Totana, dos en Murcia y una en Ceutí, donde los agentes se han incautado de medio millar de dosis de cocaína, varias de heroína, hachís y marihuana así como 31.000 euros en efectivo, una pistola de fogueo, joyas y varios vehículos.


Así las cosas, la Guardia Civil de Murcia ha logrado desarticular este grupo criminal dedicado al tráfico de drogas y ha detenido a 8 personas como supuestas autoras de los delitos contra la salud pública, blanqueo de capital, defraudación de fluido eléctrico, maltrato animal y pertenencia a organización criminal. De los ocho detenidos, tres han ingresado en prisión y el resto han quedado en libertad con cargos. Además se investiga a otras dos personas por su relación con la trama.

Una laboriosa tarea de investigación permitió desgranar el entramado delictivo hasta averiguar que uno de los principales cabecillas, con un abultado historial delictivo por delitos similares y miembro de un conocido clan procedente de Gandia, utilizaba a dos de sus hijos menores de edad para vender la droga.

En esa operación también se incautaron gallos de pelea amputados y preparados para esta actividad ilícita, por lo que los arrestados podrían ser acusados de un delito de maltrato animal.
La operación se inició en septiembre del pasado año, cuando la Guardia Civil andaba tras la pista de un supuesto entramado delictivo dedicado a la venta de distintas sustancias estupefacientes en el municipio de Totana. Los agentes sospechaban que, en un inmueble de la localidad, experimentados delincuentes relacionados con el tráfico de droga habían establecido un activo punto de venta al menudeo.

Las pesquisas practicadas por especialistas en Policía Judicial de la Benemérita permitieron averiguar que al domicilio acudían numerosos toxicómanos, algunos de ellos venidos de otros municipios. Simultáneamente, el número de robos en la zona sufrió un ligero aumento, lo que hacía suponer que algunos de ellos fueron perpetrados para conseguir objetos de valor con los que sufragar el consumo de sustancias estupefacientes.

Una laboriosa tarea de obtención de información permitió ir desgranando el entramado delictivo hasta averiguar que uno de los principales cabecillas, con un abultado historial delictivo por delitos similares y miembro de un conocido clan procedente de Gandía (Valencia), utilizaba a dos de sus hijos menores de edad para vender la droga.

Supermercado de la droga con venta diaria de hasta cuatro tipos de sustancias
Esta persona, junto a un segundo actor, lideraban la venta de todo tipo de sustancias, empleando para ello varios domicilios en Totana y otros ubicados en Murcia y Ceutí, regentados por terceras personas vinculadas al ámbito delincuencial que se encargaban de manipular, dosificar y distribuir todo tipo de sustancias, desde cocaína, heroína, hachís y marihuana, convirtiendo estos enclaves en auténticos supermercados de la droga.





Rescatados dos gallos de pelea heridos
En uno de los inmuebles, guardias civiles del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) hallaron dos gallos de pelea con amputaciones corporales intencionadas y heridas recientes, por lo que también se les atribuye la presunta autoría de delito de maltrato animal.

Los 13 registros domiciliarios se saldaron con la incautación de cerca de 500s dosis de cocaína, varias dosis de heroína, hachís y marihuana; 31.000 euros, una pistola de fogueo, cartuchería metálica, joyas, un turismo, una motocicleta y varios quads, así como útiles para la dosificación y venta de la droga.

Según se desprende de la investigación, se trata de un experimentado grupo criminal ''cuyos principales cabecillas cuentan con un abultado historial delictivo'' que mantenía una estructura jerarquizada dirigida a obtener, manipular y distribuir todo tipo de sustancias estupefacientes, no dudando en emplear a sus propios hijos, menores de edad, en las labores de distribución de las sustancias.

La solvencia de sus negocios les procuraba pingües beneficios, por lo que los ingresos obtenidos por esta vía ilícita eran invertidos en productos de consumo de alta gama para evitar que el dinero fuera detectado por la Hacienda pública.

La operación ''Progreso'', desarrollada por la Guardia Civil y la Policía Local de Totana desde septiembre del pasado año, ha culminado con la desarticulación de un experimentado grupo criminal que mantenía varios puntos de venta de todo tipo de sustancias estupefacientes en la Región de Murcia.

Los ocho detenidos, las dos personas investigadas, la droga, el dinero y los efectos intervenidos, así como las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del juzgado de Instrucción número 3 de Totana (Murcia), cuyo titular ha ordenado el ingreso en prisión de tres de los arrestados.





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR