Cinco años y un muerto: PP y Gobierno de Gandia ahora se enteran de Kentucky

Cinco años y un muerto: PP y Gobierno de Gandia ahora se enteran de Kentucky

Por
1521

Es mi opinión pero os va a picar, al Gobierno y a la Oposición. Lo he vivido y los habéis abandonado y ahora todos corréis a poneros las medallas para solucionar lo que hace un lustro no os importaba nada. Esa es la pura realidad. Ha tenido que haber un muerto de por medio y una publicidad negativa a nivel nacional para que unos y otros os preocupárais de quién y de cómo viven al otro lado de la Nazaret-Oliva a su paso por la playa de Gandia. Hoy, algunos vecinos se han marchado de esa zona a vivir a otros sitios y ahora a los políticos de turno les preocupa la zona. Tarde y mal. Como se suele decir, ''ara mare''.

La puntilla ha sido un homicidio. De no ser así nadie se mueve de su silla. Ni el Gobierno que tiene la responsabilidad ni la oposición que lo debe vigilar. Cope Gandia, los vecinos y el periódico gratuito 7yMedio Noticias venían denunciándolo desde hacía meses. Fue la portada de aquel mes de agosto de 2017. ¡Qué tiempos de vino y rosas sin pandemia! Pero a nadie les importaba lo que denunciábamos ya no nosotros sino los afectados, esos vecinos que acudieron a esta casa, Cope Onda Naranja, para contarnos su calvario.

Vimos vídeos de peleas, de prostitutas y chulos, de okupaciones de viviendas, de tráfico de drogas, pero ni contándolo ni denunciándolo sirvió para algo. Ahora. Ahora que hay una persona fallecida es cuando todos -gobierno y oposición- aprietan el culo para dar solución. Ahora se acuerdan de los vecinos cuando la palabra urbanización o barrio de Kentucky sale en los informativos de toda España como barrio de la playa de Gandia lleno de okupas y donde se matan unos entre otros.


Ahora. Ahora que molesta esa publicidad negativa a las puertas de un verano postcovid. Ahora que toda España sabe que en la playa de Gandia han matado a un okupa partiéndole la cabeza con una barra de hierro, tal y como informó Cope Gandia esa misma noche desde el lugar del suceso.


Llovía. Era viernes. Estaba apunto de cenar cuando me llamaron porque se había cometido un homicidio en la calle Garceta Blanca. Yo me las conozco todas esas porque viví en primera persona lo que denunciaban los vecinos en 2017. Sabía dónde estaba la calle Polleta d'Aigua y Piuló de Mar. La Falcia o la Garceta. Lo sabía y lo sé porque he acudido a la llamada desgarradora de vecinos que, años y años, han venido denunciando lo que ocurría en Kentucky. Pero ya se sabe. Hay barrios o distritos de primera o de quinta. Pero ni en quinta ni en la lista aparece este rincón nacido al albor de aquel ''Saloon'' convertido en bar, santo y seña de quienes hoy orgullosamente habitan allí. Kentucky solo ha figurado para acoger a políticos y feriantes en sus fiesta de la barriada en pleno verano. El resto del año y los años jamás ha existido. Y si han arreglado el local de la junta de distrito y le han dado una utilidad, ha sido por necesidad.


Hoy, un lustro después, en 2021, con las viviendas conectadas a la luz y el peligro de incendio; con okupas que se pelean, drogas y prostitución, hay quien le preocupa lo que ocurre en este barrio de la playa de Gandia. Antes no. Antes ni aparecían. Ahora todos corren. Gobierno y oposición. A ver quién saca tajada de las penas de sus vecinos.



Otra cosa hubiera sido ahora o hace años, que toda la Corporación Municipal de Gandia, es decir, los 25 concejales unidos plantaran cara a lo que ocurría. Y sigue ocurriendo cinco años después.. Ahora les preocupa lo que piden sus contribuyentes, esos que pagan IBI, basura, vados y demás impuestos que alegremente les pasa el Consistorio pero que, igual de alegre, han sido olvidados e ignorados y su dinero no les repercute en mejoras.



Ahora habrá policía. Tarde y mal. Deberían coger el manual de los 90 de cómo se acabó con la droga y la okupación de viviendas en otras zonas de Gandia. Pero muchos ya están jubilados o tristemente fallecidos. Ni se inmutarán en preguntarles cómo acabaron con la droga en algunos barrios de Gandia.  Ahora toca foto, vídeo y comunicados. Nada más.

Cuando pase el verano y la escarcha inunde de nuevo los márgenes de la carretera Nazaret-Oliva convertida en magestuoso y falso bulevar volverán a ser los vecinos de Kentucky los grandes olvidados. Como lo han sido durante estos últimos cinco años. Nosotros -Cope Gandia- fuimos y lo vivimos. Ahora muchos se apuntan al carro. Un carro de caras duras porque buscan rédito y no soluciones.


El Partido Popular denuncia ahora ''el abandono y la desidia del Gobierno que preside Diana Morant con los vecinos de la urbanización Kentucky de la playa''. Víctor Soler y Dani Martí, reivindican la política de ''pisar la calle'' al tiempo que recalcan que ''los vecinos llevan años reivindicando numerosos problemas, sin que hayan sido tenidos en cuenta''. Tampoco se escuchó en 2017 al PP denunciar lo que sucedía. Ni en el 18, 19 o 2020. ¿Dónde estaban los del PP?



Pero es que el Gobierno se ve que también estaba con el PP, es decir, a lo suyo, dándoles la espalda a los vecinos de Kentucky. Menos mal que la hemeroteca hace sonrojar a más de un político, porque es increíble que ahora se les vea preocupados. Si matan a alguien es importante, sino que se aguanten los vecinos. Es lo que vienen a decir PP y Gobierno de Gandia.


Ahora hay ''preocupación'' en el Gobierno. Claro al verlo en la TV nacional. Ahora, tanto el presidente del distrito Ferran Martínez como el concejal de Seguridad, Nacho Arnau, han señalado que han abordado con representantes vecinales ''temas relativos a la seguridad, ya que somos conscientes de que preocupan enormemente al vecindario a raíz del último incidente''. Tampoco les preocupó lo que denunciaban en 2017 (ver periódico) así que ahora ya pica.


Si en 2017 alguien del Ayuntamiento de Gandia, bien Gobierno (PSOE-Compromís Més Gandia Unida) o la oposición PP y Ciudadanos, les hubiera preocupado mínimanente lo que les sucedía a los vecinos de Kentucky en la playa de Gandia, se hubiera podido hace un lustro iniciar los expedientes judiciales para expulsar a los okupas y tal vez ahora no saldrían todos a reclamar y ponerse medallas.


Al Gobierno de Gandia, según Ferran Martínez y Nacho Arnau,  le ''preocupa la okupación ilegal de determinadas viviendas en esta barriada''. Ahora que hay un muerto. Antes no. Tabicar las viviendas okupadas, tener documentados a todos los vecinos, rondas policiales y control sobre la venta de drogas y la prostitución son temas que hasta hace unos días no preocupaba.


Hace años que los vecinos acudieron a Cope Gandia. Les atendimos pero los políticos no les hicieron caso. Pincha aquí para ver lo que ya sucedía en 2017.

(Descargar periódico de 2017)





TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR