El nuevo mercado de la droga junto a la Renfe de Gandia crea inseguridad

El nuevo mercado de la droga junto a la Renfe de Gandia crea inseguridad

Por
6953

Amenaza a transeúntes, le da igual la edad o el sexo, e incluso las profiere de muerte contra los de Seguridad de Renfe. Pero no es el único. La Renfe se ha convertido en la entrada salida al mercado de las drogas sin levantar sospechas en pleno centro de Gandia. Van en tren, compran la droga y regresan. No hay más. Así de sencillo y así de fácil. Han comenzado con el robo de bolsos y las agresiones, antes de ir a por su dosis en las inmediaciones.

Vienen de Tavernes de la Valldigna en el tren de cercanías C-1 hasta la estación de Gandia. Se apean, van, compran la mercancía y regresan de nuevo para volver a coger el tren. Esta es la tónica general que desde hace meses se está convirtiendo los alrededores del parque de la Estació y las instalaciones de Renfe. Saben perfectamente que hay competencias delimitadas entre zonas de Adif y zonas de la Policía Nacional o de la Policía Local, por eso campan a sus anchas.


Y campan causando miedo, amenazando a transeúntes, robando bolsos o incluso agrediendo a los vigilantes de Renfe. Es el nuevo punto caliente de la venta de droga. En las últimas semanas ha habido reyertas, robos, agresiones y amenazas.


Sin ir más lejos, anoche uno delos delincuentes habituales volvió ha hacer de las suyas. Ya agredió hace semanas a una vigilante de Renfe y anoche, el vigilante que estaba tuvo que reducirlo y esposarlo cara a la pared hasta esperar la llegada de la Policía Nacional.


El detenido ya había protagonizado prácticamente a diario otros episodios violentos, y ayer incluso la emprendió con el vigilante que lo sorprendió y al que amenazó, además de rayar tres vehículos que estaban estacionados en la zona del parque de l'Estació. Amenaza a transeúntes, le da igual la edad o el sexo, e incluso las profiere  de muerte contra los de Seguridad de Renfe. Pero no es el único. La Renfe se ha convertido en la entrada salida al mercado de las drogas sin levantar sospechas en pleno centro de Gandia. Van en tren, compran la droga y regresan. No hay más. Así de sencillo y así de fácil. Han comenzado con el robo de bolsos y las agresiones, antes de ir a por su dosis en las inmediaciones.


Ahora, con el amplio historial delictivo que posee a sus espalda quedará en libertad provisional, y volverá a las andadas. Tanto él como sus amigos, al robo por el tirón y así agenciarse algún dinero con el que comprar la droga y volver de nuevo al convoy que les lleva a casa. Y si no lo consiguen, duermen dentro de la zona delimitada por Renfe y allí siguen amenazando o pegando ''palos'' a quien pase. Todo por la pasta. Y la situación, según han denunciado al OpiCope algunos ''fósforos'' de la zona, se está yendo de las manos en materia de seguridad.


No es la primera denuncia de lo ocurrido. Hay quien se escapa siempre cuando ve a la Policía y vuelven de nuevo a la carga. Y saben que los miembros del equipo de Seguridad de las líneas de Renfe-Adif no les pueden hacer nada, a sabiendas que se juegan la vida por nada, dado que cada vez actúan con más violencia y con menor temor porque cuando llegan quieren su dosis y no miran a quién roban o pegan.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR