Un problema gordo en Gandia: okupas contra okupas

Un problema gordo en Gandia: okupas contra okupas

Por
3921

Hace una semana en Tano Menjars en pleno centro de Gandia. Ahora han tomado los chalés de la zona deBenipeixcar-Raval-Museu Faller. La madrugada del lunes acudió la Policía Nacional al enfrentarse unos okupas con otros porque querían okupar una vivienda ya okupada. Es la punta de un problema que cada día surge con más fuerza en Gandia. El Gobierno de España no quiere aprobar una ley antiokupa.

El Gobierno del Reino de España ha aprobado en los últimos meses un total de 12 leyes, entre ellas derogar en el Código Penal el delito de la actuación de los piquetes en una huelga; la ley de la eutanasia; la reforma de los estatutos de Cantabria y Murcia en lo referente a los aforamientos. No ha aprobado ni lo hará una ley que proteja al ciudadano ante el okupa. Y el Gobierno ni la presentará ni la tramitará ni la aprobará porque a ningún político le afecta.

En Gandia el problema existe desde hace años y en diversas zonas. Unas veces con problemas menores y otras con peleas, tiros y asesinatos. De una forma u otra, los usurpadores de morada ajena autoproclamados con derecho a robar una vivienda crean conflictos vecinales, deterioran los inmuebles y hacen insoportable la convivencia. Okupan y no pagan. Las okupaciones conllevan enganches ilegales al suministro eléctrico que todos los ciudadanos pagan; enganches al agua potable o, si no la tienen siguen viviendo mientras la administración (entiéndase los políticos gobernantes) a cualquier ciudadano e pide la cédula de habitabilidad. Y así se podría sumar la salubridad, horarios, ruidos, suciedad, en definitiva lo que nadie quiere al lado y que todos estamos obligados a cumplir.

Hace días les contábamos que en pleno centro de Gandia, en la calle Puríssima los okupas habían forzado la puerta del Tano Menjars y accedieron al edificio. La rápida intervención de los vecinos llamando a la Policía Nacional y Policía Local evitó que se hicieran con el inmueble.



La madrugada del domingo al lunes, el episodio okupa subió un escalón más. Varias patrullas de la Policía Nacional tuvieron que acudir a un problema que se había generado entre okupas contra okupas. Ocurrió en la calle Real de Gandia, en el distrito de Benipeixcar, entre el Raval y el Museu Faller. Allí hay una serie de chalés adosados que han sido okupados. Sí, no a las afueras de la ciudad sino a diez minutos del centro de Gandia.

Un ''fósforo'' denunciaba en el OpiCope (661279085) lo que había sucedido en esa zona ''anoche, a la una de la mañana, había bronca en los adosados ocupados en la calle Real de Gandia. Hace poco que han entrado en ellos y ya empezamos con los jaleos. ¿Se puede hacer algo? Gracias''.

Estos Servicios Informativos han estado varios días en la zona de los chalés y efectivamente está okupados. Puestos en contacto con fuentes policiales han confirmado a Cope Gandia que la madrugada del lunes varias unidades de la Policía Nacional acudieron al lugar ante el problema suscitado entre unos okupas que querían okupar una vivienda ya okupada.

Ayer tarde, de nuevo este ''fósforo'' remitía a Cope Gandia un comentario indicando que ''esta tarde han empezado a ocupar los adosados de la manzana colindante''. Es decir, o se actúa pronto o la zona peligra, se degradará y se convertirá en un gueto.

La situación comienza a ser grave para los vecinos que ven cómo se deteriora la zona, sus inmuebles y aumentan exponencialmente problemas donde antes no los había.

El Ayuntamiento de Gandia ya es consciente del problema que está emergente en esta zona de Benipeixcar-Raval-Museu Faller y de momento están estudiando el tema a ver qué solución le pueden dar. Y aquí volvemos al principio de la noticia. Si a quienes gobiernan España les importara algo, ya habrían hecho una ley anti-okupación pero están mucho más preocupados en fotos, viajes, polémicas, comunicados, redes sociales, discusiones, y sobre todo en renovaciones de cargos. Los suyos, claro. Es fácil, se tramita una ley, se aprueba y fin del problema.




Días pasados un ''fósforo'' apuntaba en el OpiCope (661279085) que él tenía la solución contra la okupación. ''Las viviendas donde no reside nadie y para evitar la okupación podrían los bancos o las inmobiliarias alquilarlas a un módico precio a personas sin vivienda para que, mientras aparezca un comprador, residan en la vivienda a modo de cuidadores. Pues si viven no la okupan y si la okupan no la venderán nunca. Ni esa ni la de los lados. Sería como guardianes del inmueble hasta que se pueda vender, y así sucesivamente''.



De momento, la zona comienza a preocupar a los responsables policiales y a las autoridades. Veremos si la ley les deja actuar con la celeridad que merecen el resto de vecinos contribuyentes. Esta última imagen corresponde a la okupación de ayer miércoles por la tarde en la zona, concretamente en otro grupo de chalés adosados.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR