Los okupas se apoderan de una caseta frente a la Renfe de Gandia

Los okupas se apoderan de una caseta frente a la Renfe de Gandia

Por
3172

La situación sigue siendo un polvorín en pleno centro de Gandia. Y por lo visto, hasta que no se manifiesten los vecinos con pancartas y llamen la atención del resto de medios de comunicación, nadie moverá un dedo. Papeles con restos de haber consumido droga, todavía la heroína; jeringuillas de haberse pegado un chute esparcidas por la zona o en el interior de las basuras; trapicheo de ida y vuelta a por sus dosis a un vendedor de la zona. Eso es el panorama que poco a poco se va apoderando el centro de Gandia, en las mismas narices de la Estación de Renfe.

Ya lo advertimos en Cope Gandia hace unas semanas. Y cada vez va a más. Al tráfico de drogas en la zona de la Renfe de Gandia, en pleno centro de la capital de la Safor, se suma ahora la presencia de okupas. Los okupas, según ha denunciado un ''fósforo'' al OpiCope (661279085), llevan días okupando una caseta ubicada en plena entrada a la estación de Renfe. Caseta que antaño se dedicó al alquiler de coches y motos. Los okupas dieron una patada a la puerta, la cambiaron y allí residen. Se trata de un conocido delincuente y su pareja.

Ayer por la tarde, según explica este ''fósforo'' tuvo que intervenir la Policía Local tras ser sorprendidos en el interior de la caseta realizando actividades sexuales. Los agentes acudieron a la entrada de la Renfe y les tomaron la filiación sin poder hacer nada más.

Los políticos, como ya explicamos en su día, a lo suyo. A aprobar leyes para intentar controlar el precio de la vivienda, que es propiedad privada, mientras no les importa, no quieren y no harán, rehenes de los partidos de extrema izquierda, aprobar una ley anti okupa que defienda al ciudadano, es decir, al pagano. A quien sí afronta los compromisos económicos y sociales, entre ellos, los astronómicos sueldos de algunos políticos.


Así las cosas, la situación sigue siendo un polvorín en pleno centro de Gandia. Y por lo visto, hasta que no se manifiesten los vecinos con pancartas y llamen la atención del resto de medios de comunicación, aquí en Gandia nadie moverá un dedo.


Papeles con restos de haber consumido droga, todavía la heroína; jeringuillas de haberse pegado un chute esparcidas por la zona o en el interior de las basuras; trapicheo de ida y vuelta a por sus dosis a un vendedor de la zona. Eso es el panorama que poco a poco se va apoderando el centro de Gandia, en las mismas narices de la Estación de Renfe. Y aquí no acaba el problema. Empieza el otro. Es decir, el de las competencias. Que si el interior y la zona es de Renfe; que si el aparcadero de la Intermodal es de la Nacional; que si la calle de delante es competencia de la Policía Local. Sea como fuere, cada día que pasa la situación se va agravando más.

Ahora ya están frente a la Renfe y las paradas de Taxi y La Marina. La mejor promoción para demostrar que Gandia Brilla.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR