Un kamikaze intenta estrellar su coche contra un camión en la N332 en Gandia

Un kamikaze intenta estrellar su coche contra un camión en la N332 en Gandia

Por
4578

Tras no conseguir su objetivo de quitarse la vida, la aparición de un policía nacional franco de servicio ha evitado que consumara su intención al querer lanzarse contra los vehículos que circulaban esta mañana por la ronda de circunvalación de Gandia.

Un camionero de 49 años y su copiloto, de 48, que esta mañana a las seis se dirigían hacia Alicante no olvidarán lo que han vivido: confundir un adelantamiento indebido, una mala medición de la velocidad o un mal cálculo de distancia con un kamikaze. Su pericia al frente del volante ha evitado una desgracia y también les ha evitado un trauma para toda la vida.

El conductor de un coche, vecino de Gandia, ha invadido el carril contrario en la N-332  lo que, aparentemente, era un adelantamiento. No lo era. Era un conductor kamikaze que pretendía quitarse la vida estampando, de forma intencionada, su vehículo contra el camión.

Al observar la maniobra del supuesto adelantamiento indebido y la posibilidad de un choque frontal, el conductor del camión pesado se ha desviado de su trayectoria para evitar el impacto, pero de inmediato se percata que el coche seguía buscando la trayectoria para impactar de forma directa al tiempo que aumentaba su velocidad.

La pericia del camionero y la rapidez en sus reflejos ha hecho que el impacto solo fuera lateral, causando daños en ambos vehículos pero sin resultar nadie herido. Los dos vehículos han quedado cruzados en la ronda de circunvalación de la N-332 a su paso por Gandia. La suerte ha querido que, en los vehículos que circulaban en ese instante por la vía, estuviera un policía nacional franco de servicio que acudía a su puesto de trabajo.

Al descender de su coche particular para auxiliar se da cuenta que el conductor del coche no llevaba el cinturón de seguridad y mientras descendía del coche intentaba abalanzarse, de forma suicida, sobre otros vehículos que circulaban por el otro carril de la N-332. Un hecho que al mismo tiempo que ocurría era ratificado por el conductor kamikaze diciendo ''no quiero vivir, quiero suicidarme''. Ante esta situación, el policía nacional optó por reducirlo para evitar que cumpliera su objetivo y proceder a su detención.

Rápidamente se alertó al 112 y se movilizaban hasta el lugar efectivos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil pertenecientes al Destacamento de Gandia, Policía Local, Policía Nacional, Sanitarios, Bomberos y Demarcación de Carreteras.

Tras ser atendido el conductor kamikaze fue trasladado en calidad de detenido, en una ambulancia al Hospital de Gandia escolatdo por la Policía Nacional siendo ingresado en el centro sanitario para su valoración psiquiátrica.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR