De actitudes incívicas

De actitudes incívicas

Por Carmen Berzosa
29/9/2019


Una de las quejas más repetidas por parte de los ciudadanos con respecto al estado de sus ciudades o pueblos suele ser la suciedad. Sobre todo la que generan las mascotas. Vamos, que somos muy aficionados a sacar a pasear a nuestros perros a la calle y ?olvidarnos? de recoger los excrementos de nuestros perros. Eso genera una desagradable sensación  en los ciudadanos que caminan por las calles y parece que están en una auténtica gimcana, sorteando excrementos, eso sin hablar de aquellos que, para que no se vean las cacas, llevan a sus animales a hacer sus necesidades a los parques, para no tener que recoger los regalitos de sus compañeros, olvidando que en esos mismos parques van a ir a jugar los niños y jóvenes, con lo que la suciedad de su mascota va a afectar a los más pequeños por no cumplir la normativa y dejar la suciedad donde la genera el perro.
Tendemos a culpabilizar a los perros, pero ellos no tienen ninguna culpa, son los amos los que no se comportan como corresponde. Siempre tendemos a pensar que ?como no nos han visto, no pasa nada? o aquello de ?por una vez, tampoco va a pasar nada?, pero lo cierto es que sí pasa. Cada caca cuenta, ya que contribuye a tener la sensación de suciedad e insalubridad.
Por eso desde Almoines, hartos de la lucha infructuosa contra las malas costumbres de algunos ciudadanos, han decidido contraatacar al incivismo y han puesto en marcha una medida que, se presta al chascarrillo y al chiste fácil, pero que seguramente va a tener un buen resultado, porque no hay nada que nos enseñe más y mejor, que que nos toquen el bolsillo.
Seguramente sería más aceptado por algunos la propuesta que hacen algunos municipios sobre el ?impuesto? anual para los propietarios de mascotas para costear la limpieza de las calles, pero no parece la mejor medida, entre otras cosas, porque son muchos más los propietarios responsables que limpian lo que sus mascotas hacen en las calles, que los que incumplen.
Dicen que es cuestión de educación, y seguramente es cierto, pero lo cierto es que no hay nada que nos haga aprender más rápido y mejor que que nos toquen los bolsillos.
Y si no, fíjense lo fácil que es deshacerse de los utensilios y trastos viejos. Todos los ayuntamientos tienen a disposición de sus vecinos un teléfono gratuito para avisar de la recogida de dichos trastos. Además, desde el COR llevan a casi todos los pueblos, por no decir a todos, los ecoparques móviles que además de facilitarnos la retirada de los trastos, nos bonifican el recibo de la basura por facilitar la limpieza y el reciclaje, sin embargo, seguimos viendo todos los días multitud de trastos viejos abandonados en cualquier rincón o al lado de cualquier contenedor.
Eso también da sensación de suciedad, también incomoda, pero tampoco es fácil erradicar la costumbre porque no encontramos la fórmula sancionadora que nos permita ?educar? a los vecinos.
¿Cuantos de nosotros queremos un contenedor de basura cerca de casa, pero cuantos lo queremos en nuestra puerta? Todos lo queremos cerca, pero siempre en la puerta del vecino, porque pese a que se ponen horarios para tirar la basura y evitar las molestias de olores y ruidos, nadie o casi nadie cumplimos el horario y por tanto todos sabemos lo que supone tener esos contenedores.
Es una lástima, pero parece que a lo único que respondemos es al castigo, como ciudadanos y en educación cívica, no nos sirven de nada los refuerzos positivos, parece que solo respondemos adecuadamente al castigo y aunque es una auténtica pena, es la realidad.
Se que suena mal, pero ahora, como ya no será necesario el ?in fraganti? para que la policía multe a los que dejan las cacas de sus perros en la calle, seguro que Almoines pasa a ser uno de los municipios más limpios, solo por el miedo a que se identifique a tu perrito y seas multado. Que por cierto, las multas no son moco de pavo y además tienes que pagar la analítica para el ADN de la caca.
Claro, que otra cosa va a ser ver cómo los policías municipales se convierten en auténticos CSI para recoger las muestras. Pero eso lo dejaremos para otra ocasión


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR