De bicis y carriles

De bicis y carriles

Por Carmen Berzosa
12/11/2019

Hemos de acostumbrarnos a las nuevas formas y los nuevos tiempos, eso incluye el tener que asumir las nuevas formas de movilidad

Hemos de acostumbrarnos a las nuevas formas y los nuevos tiempos, eso incluye el tener que asumir las nuevas formas de movilidad y empezar a olvidarnos de los coches, los transportes individuales contaminantes y empezar a tomarnos en serio la necesidad de ser sostenibles y respetuosos con el planeta. Estoy de acuerdo con todo esto, pero con lo que no estoy de acuerdo es con las formas de hacer las cosas.
Siempre me habían dicho que las cosas se pueden hacer bien o mal y que los experimentos se hacen con gaseosa y en casa. No soy una experta en movilidad, ni siquiera soy capaz de ir en bicicleta demasiado trecho sin caerme o asustarme por la cercanía de un coche o cualquier mosca que vuele a mi alrededor. Tampoco soy química, pero me parece, y me reafirmo en la idea tras la opinión de los oyentes de COPE Onda Naranja, que el carril segregado del Grau no está bien estudiado.
A lo mejor solo es que no nos lo han explicado lo suficiente. Quién sabe.
Pero lo cierto es que todavía no estamos en temporada estival y cuando solo llevamos un par de semanas con este carril, las quejas de vecinos y transeúntes se acumulan y se suman a las de los profesionales que han de realizar el reparto de mercancías o las paradas correspondientes en los servicios de transporte público. Eso sin contar con que, como se ha hecho a medias, hay situaciones absurdas como vehículos que entran en una rotonda de la que no pueden salir si no cometen alguna ilegalidad porque aún no se ha cambiado el sentido a todas las calles que se van a ver afectadas por el nuevo carril.
Dicen que las leyes son mucho más lentas que las costumbres de los ciudadanos, sobre todo que las nuevas, pero lo cierto es que, aunque se suele cumplir, por ejemplo con los patinetes o vehículos de movilidad personal, que es como se les denomina en la nueva ordenanza, en otros casos los políticos se empeñan en hacernos cambiar las costumbres a base de leyes y no explicaciones y educación y me parece que eso está ocurriendo.
Así las cosas, tampoco hay muchas opciones; a saber: o se queda como está y no nos queda otra que pasar por el aro, o en esta ocasión por el embudo en que se va a convertir el acceso a la Playa por el Grau; o se elimina dando cumplimiento al clamor popular; o se realizan modificaciones tanto en los bordillos con los que se ha segregado el carril, como en la señalización, zonas de carga y descarga y espacios para el carril bus.
Vamos, que no parece que la cosa se haya estudiado lo suficiente, por más que se haya aprobado en la junta de distrito y que los vecinos del Grau lo hayan votado a favor.
Seguro que no es la comparativa adecuada, pero a lo mejor influenciada por las elecciones del domingo, no se me ocurra otra en la que se exprese mejor lo que quiero decir. Llevamos años diciendo que sobre la territorialidad de España no pueden votar y opinar solo unos pocos que es lo que ha ocurrido, además de otras muchas más cosas, en Cataluña con el Proces. Si por el Grau circulamos no solo los vecinos del Grau, sino también los de Gandia, la Safor, otros pueblos cercanos y muchos turistas venidos de infinidad de lugares que quieren conocer y disfrutar nuestra playa, ¿no creen que la movilidad por el Grau ha de ser objeto de un estudio más asesado y completo?
Veremos qué pasa


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR