De arena, estudios y prioridades

De arena, estudios y prioridades

Por Carmen Berzosa
22/11/2019


Hace nos días dábamos cuenta de la extracción de arena de la playa del Auir de Gandia para llevarla a la playa de la Goleta de Tavernes con la intención de regenerarla y evitar mayores problemas por la pérdida constante de arena. En aquél momento lo más destacado de la acción de Costas era que la extracción se realizaba con maquinaria pesada (sería absurdo hacerlo con otro tipo de maquinaria) a tan solo un metro del cordón dunar que se pretende proteger de manera especial por ser una zona virgen y con anidamiento de pajaritos, insectos y crecimiento de especies vegetales a proteger. En aquél momento lo que llamaba la atención era que se proteja de forma extraordinaria el entorno para unas cosas y no para otras, vamos, que tener la playa can es muy nocivo para el entorno pero la actuación de una retroexcavadora parece que no lo es. Ya en aquel momento apuntábamos lo de ?a ver cuanto dura la arena en Tavernes?.
Desgraciadamente ha durado muy poco, unos días tan solo y en el primer temporal marítimo ha desaparecido toda la arena de la Goleta y en unos días más volverá a aparecer en la zona del Auir.
Esto hace pensar que, por un lado se retira la arena de la zona correcta, porque tal y como determino hace unos 20 años la Universidad Politécnica, la arena de la zona norte de la playa norte de Gandia crece por efecto de las corrientes marinas. Las mismas corrientes que hace que la arena desaparezca de Tavernes. Así las cosas, si no fuera de especial protección, parece que la retirada de arena es adecuada. Claro, que nadie parece tener en cuenta que, si la operación que sobre el papel parece correcta, se desarrolla en la época en la que hay más probabilidades de sufrir temporales marítimos y de lluvias, lo más probable es que la arena dure en Tavernes menos que una golosina a la puerta de un colegio.
Esto nos lleva de nuevo a hablar de cómo se utilizan los dineros públicos. Primero, porque si desde Costas aseguran que retiran la arena desde Gandia siguiendo las conclusiones del estudio universitario al que aludía anteriormente, es curiosos que el Ministerio y las administraciones en general, se hayan quedado en esa parte del estudio, porque yo recuerdo perfectamente que el documento, de unas cuantas páginas, hablaba de cómo la construcción del brazo del puerto de Gandia había generado una serie de cambios en las corrientes marinas que generaban la constante regresión de las playas del sur de la Safor y un efecto circular de las corrientes entre Tavernes y Gandia que hace que el primero pierda arena constantemente que aparece de igual manera en el segundo municipio. El estudio confirmaba dónde se depositan los áridos y también propone toda una serie de posibles soluciones. Una de las más aceptadas era la construcción de una serie de arrecifes artificiales consistentes en una especie de piezas de hormigón que mitigaría el efecto de las mareas y por tanto permitiría que la arena, en el estudio los áridos, se quedaran en las playas afectadas, mientras que el resto de playas no se verían afectadas.
Claro, que la construcción de dicha infraestructura no era barato y tampoco rápido y además contaba con toda una serie de promotores y otros detractores, porque era arriesgarse a afectar al sector pesquero, o incluso afectar a la flora y fauna marina de la zona. Todo cuestiones que seguro hay que estudiar, pero lo que no parece que se haya planteado nadie es ¿Cuanto nos cuestan las operaciones de trasvase de arena que se realizan al menos una o dos veces al año? Si lo multiplicamos por la cantidad de años que hace que estos parches se están desarrollando, seguro que ya habíamos amortizado la inversión que sí pondría solución a los problemas de las playas.
Y no, por si alguien se lo pregunta, no es una cuestión de color político, porque como se imaginarán, durante estos años en los que hemos tenido el estudio elaborado, ha habido cambios de colores en todas las instituciones, pero curiosamente, a ninguno de los colores le ha interesado empezar a solucionar el problema de manera definitiva.
Debe ser algo más complicado, algo similar a lo que ocurre con la autovía del Morquí, todos reconocen que es necesaria, que sería beneficiosa, pero nadie tiene dinero para la infraestructura, sí para otras paralelas, como la vía verde entre Alcoy y Gandia.
Y que conste que no estoy en contra de esta infraestructura, pero sí a favor de que se haga caso a reivindicaciones históricas como la del Morquí o la solución a la regresión marina que sufren Tavernes y muchos municipios del sur que han perdido completamente la arena de su playa.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR