Un español en Alemania 7

Un español en Alemania 7

Por Onda Naranja
25/5/2020


'Un acto contra la naturaleza debería ser juzgado tan severamente como uno contra la sociedad u otra persona.'
(Dr.Michael W.Fox)

El sistema de retorno que obliga a los consumidores a devolver las botellas o latas de bebidas cumple diecisiete años en Alemania y, aunque fue acogido con recelo, ha conseguido triplicar el reciclaje de estos envases y ya es parte de la vida cotidiana de los alemanes.
Desde 2003, al comprar una lata o botella de plástico desechable de cerveza, agua o refresco, los alemanes deben pagar el "pfand", un depósito de 25 céntimos que solo recuperarán si devuelven el envase en un comercio.

Ya sea con una máquina o de forma manual, todos los establecimientos -desde un pequeño comercio a una gran superficie- que vendan envases sometidos al SDDR (sistema de depósito, devolución y retorno) están obligados a recogerlos.

El reciclaje de los envases con depósito es del 98,5 % en Alemania

Antes, todos los envases debían llevarse al punto verde (como el contenedor amarillo), con el retorno consiguen recoger más materiales -la gente no quiere perder los 25 céntimos de depósito- y de 'mucha mejor calidad', pues al no mezclarse con otros residuos, son de una gran pureza.

Además, gracias al retorno han desaparecido las latas y botellas de las calles y de los parques alemanes. Hay personas que incluso se dedican a recogerlas para conseguir unos pequeños ingresos.

Y aunque las grandes superficies se opusieron por la inversión que debían realizar en las máquinas donde se devuelven los envases -cuestan alrededor de 15 mil euros- ya han descubierto un filón de negocio en el retorno, dice el ecologista de 'Deutsche Umwelthilfe'.

Los envases devueltos en las máquinas automáticas de cada establecimiento pasan a ser propiedad de éste y en 2009, la cadena de supermercados Rewe ganó 12 millones de euros gracias al depósito.

José Mateos Mariscal

Más artículos


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR